ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
REST. BIO/ORGANIC
COMER BIEN DE MENÚ
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA






EL TEMARomain Fornell, su receta maridada con el cava Gran Claustro de Perelada

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Lugar del mes

Taberna La Parra: un alto en el camino

Panes Creativos: el amor de un panadero [ Ir a LUGARES CONCRETOS ] [ Volver ]
 

Twitter

Facebook


Dentro del mundo de las tendencias gastronómicas- volátiles y, las más de las veces,  absurdas- hay una que ha calado hondo. La razón me parece muy simple: nadie en esta parte del planeta entiende una comida sin un buen pan. De hecho, una de las demandas más habituales de los consumidores en estos últimos años señalaba directamente a los panaderos o, mejor dicho, a los intrusismos dentro del mundo de la panadería. Cualquier gasolinera, gran superficie o franquicia metida en harina proporcionaba pan a una población que ya había  olvidado los terribles episodios de su  carestía, como el famoso rebombori del pà del siglo XVIII,  o su degradación más absoluta en forma de pan negro de la postguerra española. Con todo, el pan que había traído la bonanza económica de los 70 y 80 era gomoso, insípido y se autodestruía en cuestión de horas como los inventos del Doctor Bacterio.  En la Hispania que lució el honorable título de ser  el granero de Roma hacía falta una revalorización del pan. Paradojas de la modernidad alimentaria.


Dicho esto, todos sabemos que la situación ha empezado poco a poco a revertirse. Todos tenemos en mente al menos tres o cuatro buenas panaderías en la Barcelona actual donde comprar un pan de calidad, con harinas seleccionadas, con o sin masa madre, pero respetando los tiempos de fermentación y cocción. Todos hemos comprado alguna vez panes exquisitos, gourmets, que se comen solos,  porque dentro de  su masa ya tienen los ingredientes suficientes como para resultar deliciosos por sí mismos. El olor a pan se expande, por fin,  por la Ciutat Comtal, y las barras llegan a casa sin “el cuscurro”, placer infantil donde los haya.
De entre la nueva hornada de panaderos- y nunca mejor dicho- está Daniel Jordà, un señor que dejó sus exposiciones en ARCO para volver al negocio familiar y meter en él toda su capacidad creativa. Panes Creativos es su cuartel general. Con  un poco de masa, un poco de poesía, algo de música de fondo, mucho amor y un pizca de locura ha revolucionado el mundo de los panarras que ahora lo pueden comprar de sandía, de plátano, de leche, de pesto, de mojito, de muerto o de lo que se le ocurra a Daniel en las muchas horas que transcurren desde el madrugón hasta la noche.

¿Cómo lo hace? Investigando cómo son los panes del planeta, cómo evolucionan las harinas cuando se les añade el chile, la remolacha, las anchoas o la patata, probando, probando, probando…En sus propias palabras “con una creatividad fiera, desacomplejada y radical”. De ahí que muchos de los restaurantes con estrellas Michelín empiezan a reclamar sus panes, llaman a una panadería que continúa estando en su barrio de siempre, donde empezó el familiar Forn Trinitat, y  del que dice no querer moverse. Panes de autor  que no sólo pretenden estar al alcance de los comensales de élite, sino de cualquiera que venga a por su pà de pagès o de centeno, pero que ese día decide comprar  un pan de alcachofa y pimentón porque  se va a hacer con él un bocata de butifarra negra del Perol que no se lo salta un galgo.

 
Por cierto, acaba de salir al mercado su último libro Love is in Bread, de la Editorial Juventud. Escrito junto a mi colega de profesión Óscar Gómez,  repleto de recetas y truquillos, está lleno de dulzura y amor panarra por los cuatro costados:
“Regalar pan es regalar una chispa que prendió fuego con la esperanza de que vuelva a arder en el paladar de una persona querida”.
Si es que no hay amor más sincero que el amor de un panadero…o algo así.

 

 


Correo electrónico: info@panescreativos.com
Teléfono: 933 52 04 81
En la plaça Garrigó 5, Barcelona:
Horario:
Lunes a Viernes: 8:00 – 14:00, 17:00 – 20:30
Sábado: 8:00 – 14:30

Por Inés Butrón Licenciada en filología hispánica por la UB, periodista, escritora y autora de varios libros sobre temas gastronómicos: Ruta gastronómica por Cantabria,  Ruta Gastronómica por Andalucía y  Ruta Gastronómica por Galicia, Salsa Books, Barcelona 2009. Comer en España, de la subsistencia  a la vanguardia. Ed. Península. Madrid 2011"