ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
REST. BIO/ORGANIC
COMER BIEN DE MENÚ
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA







EL TEMAPato laqueado, la receta de José María Kao y el vino Finca Malaveïna de Perelada

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Lugar del mes

Haddock. Taverne canaille

Haddock. Taverne canaille [ Ir a LUGARES CONCRETOS ] [ Volver ]
 

Twitter

Facebook



En plena calle Valencía, haciendo esquina con Aribau,  arterías ruidosas donde las haya, me cito con colegas del mundillo gastronómico. Un señor amante de los patos y sus derivados  (Monsieur Cuac), Cuca, una  enamorada de los vinos que me espera con una copa de Memoria, un cava del Penedés,  en las manos, y mi colega, un catalán afrancesado o viveceversa. No es un lugar muy grande, más bien de pasillo estrechito y azulón, como los pisos antiguos del Eixample, con hilo musical de esos que  aman a Charles Aznavour , un chef orondo que “capitanea” desde el fondo y un jefe de sala parisino con aires de posadero.


El ambiente es curioso, gentes del mundillo audiovisual andan por allí a las dos del mediodía comiendo un menú  de 14 euros escrito a boli en un papel  arrugado que nos leen a toda velocidad. También existe la posibilidad de la clásica formule, un plat du jour, incluso un almuerzo para capitanes fornidos. Pero esa comilona tan apetecible caducó a la una del mediodía. La carta es una mezcla de platos de ambos lados del Pirineo: veo un paté de campagne casero, unas mollejas, un confit de pato junto con unos mejillones dedicados a  una tal Margarita, unos macarrones de la tía Enriqueta, unos callos, unos garbanzos estofados, una judía verde  con patatas para los clientes con analíticas de riesgo que trae Pau Santamaría junto con otras verduritas, y hasta ¡una escudella! No sé qué pedir…Buen comienzo.
A lo lejos, una directora de cine cuyo nombre no recuerdo, una pareja de anticuarios fieles  que buscan arqueología gastronómica, gentes variopintas sin pintas de aparentar. Es hora punta y lo que nos arrastra hacia el interior de esta  caverna platónica  con aires de burlesque  no es  nada más que un hambre feroz. Buscamos alguna de las mesitas de taberna que quedan por el estrecho comedor que, poco a poco, se va llenando.


Pedimos mientras tomamos el cava. Un “Descregut” de la misma bodega que el Memoria del inicio. Yo me decanto por las sardinas en escabeche. Me chiflan. Notable sabor a cebolla confitada, vinagre suave, tomillo y pimienta negra, muy jugosas. Y luego me zampo una carne, un onglet de ternera – años hacía que no lo veía en ninguna carta- que me traen en su punto con patatas fritas caseras de las que te comes ardiendo, con los dedos,  de tres en tres, aunque peligre tu maltrecha reputación. Mi compañero se mete entre pecho y espalda los macarrones de la tía Enriqueta que llegan a la mesa  en una bandeja, para servirse a discreción, con mucho queso gratinado, humeantes, suculentos, trozos de salchichas ocultos entre la salsa de tomate nada ácida y muy, muy golosa.  De segundo le traen un rodaballo guisado sin ñoñadas: tomate, cebolla pochada, ajos, algo de vino y tomillo. De postre él pide fruta y yo un mil hojas con crema pastelera porque quiero ver como se tambalea y cruje ese  hojaldre que casi, casi, me acabo.


¡Buf!! Viene el “capitán”  a nuestra  mesa y  me explica que esto es una taberna de lujo con clientes fieles y algo sobre el “bondage” que escucho con cara de mojigata asustadiza.  Me invita a  los próximos conciertos programados y dice que habrá muchos amigos comiendo y divirtiéndose, en el comedor y en los reservados. La verdad, me lo estoy pensando…..

Inés Butrón


Haddock , Taverne Canaille
C/ Valencia 181 esquina Aribau
Barcelona
Horario: de lunes a viernes, de 10 a 2.00
Sábado: de 12 a 2’00
Menú mediodía: 14’50
Carta: 30 euros dependiendo del vino
Menús para eventos: entre 40 y 110 euros.