ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
REST. BIO/ORGANIC
COMER BIEN DE MENÚ
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA






Motel Empordà su receta y el vino Collection Blanc de Perelada

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Lugar del mes

Ándele Urban Eixample : gastronomía mexicana para urbanitas

CABALLA CANALLA: TAPAS CON AGALLAS. [ Ir a LUGARES CONCRETOS ] [ Volver ]
 

Twitter

Facebook


Quien haya pasado por el mercado de La Barceloneta se habrá dado de bruces con Caballa Canalla. Están en todo el meollo, en medio de la plaza, para que no haya pérdida. En los flancos, Baluard, La Cova Fumada, los platos combinados de El Maño, los herederos de las famosas bombas pululando por allí. En un buen sitio para empezar en el mundo de la restauración  con escasos  veintitantos  (público no va a faltar) pero, a la vez, es un plaza arriesgada, habida cuenta de que todos los que pisamos el barrio vamos con una idea predeterminada sobre el tipo y  la calidad de la oferta, los precios y el público. Hay que reconocer que Guillem Rofes tiene agallas.


Este joven cocinero se formó en la Hofmann, ha dirigido el espacio gastronómico Mercat Princesa, ha pasado por el Ábac,  y ahora se embarca en un restaurante en pleno barrio de la marea turística  por el que acaban pasando 500 almas al día! ¿Cómo se logra? Trabajando mucho, obviamente, y con un control sobre la producción que no le impide, sin embargo, imprimir en sus platos un sello moderno, arriesgado, fresco, creativo, terriblemente sabroso, por encima de todo.
Y alguien se preguntará ¿Por qué Caballa Canalla  en estos momentos?  Ya ha pasado el primer tiempo, el aluvión mediático de las inauguraciones. Pues, justamente, por eso. Porque sólo cuando ha habido un rodaje y se ha alejado ya de la necesidad continua de la foto es cuando se comprueba la solidez de una propuesta. Porque a nosotros nos gusta este barrio marinero, malgré tout, y porque era un domingo por la tarde y nos habíamos enterado de los saraos que montaba Caballa  Canalla para acabar la semana.


Básicamente se trata de unir la oferta gastro con la musical, comida y DJ por el mismo precio,  aprovechar el magnífico espacio con el que cuenta este restaurante (terraza, planta baja y primer piso enorme con reservado para grupos) y dar al cliente un poco de todo ello bien batido y condimentado. Así que nos sentamos fuera a tomar una primera copa a eso de las ocho y continuamos dentro a compartir unas tapas.


El lugar es cómodo, original, divertido y dispone de dos cocinas abiertas. El servicio me pareció correcto- tampoco era una hora punta- y la comida fue llegando sin problemas.  Para empezar una ensaladilla colorista, con tapenade, salsa de piquillos, pan fino y crujiente, buen bonito y encurtidos. Barroca y buena, de gusto poderoso en su conjunto. Se sale de lo habitual, tenía agallasƒº. Las croquetas de rustit eran más modositas porque venían acompañadas de alioli de membrillo, como en forma de bombas inofensivas.  El siguiente platillo me pareció tremendo, con agallas: calamares rellenos de pies de cerdo, cortado en rodajas y con sus correspondientes gratinados de allioli, reducción de pimientos y  baño final de su propia tinta. Apoteósico! Lo mismo puedo decir del cochinillo con alcachofas y cremoso de patatas. No suelo encontrar este nivel de cocina  cuando me dicen que “vamos a compartir unas tapitas”…
El siguiente plato era un hit de la Hofmann cuando yo la pisé y veo que lo sigue siendo. Un bacalao confitado ( a Perelló, su proveedor, se le ha llegado a encargar un palé entero de bacalao de forma urgente!) con espinacas, su tomate frito muy , muy concentrado y napado de mousselina de ajo. Nos gustó tanto que casi no sale en la foto. Sorry! Para acabar, cheescake y coulis de frutos rojos que denotaban la misma huella formativa.
Sabemos que hay algunos clásicos en la carta más solicitados – bombas, pescados fritos, arroces, los huevos rotos, las hamburguesas o las sepias con albóndigas-, pero a nosotros nos gusta arriesgar, nos gustan las tapas con agallas de Guillem Rofes y su equipo del Caballa Canalla. La suerte es para los audaces, que decía Alejandro Magno. 

 

 

Precio medio por persona: 20 euros.
Menú degustación de tapas: 25 euros.
Se recomienda reservar porque los fines de semana en horas punta no es fácil encontrar mesa libre:
Plaça Poeta Boscà
Mercat de la Barceloneta
08003 - Barcelona
TELÉFONO
(+34) 93 221 94 14
HORARIOS
Lunes a jueves de 09:00 a 23:00 ///
Viernes, sábados y vísperas de festivo de 09:00 a 24:00 /// Domingo de 09:00 a 23:00
Reserves@caballacanalla.com

Por Inés Butrón

Licenciada en filología hispánica por la UB, periodista, escritora y autora de varios libros sobre temas gastronómicos: Ruta gastronómica por Cantabria,  Ruta Gastronómica por Andalucía y  Ruta Gastronómica por Galicia, Salsa Books, Barcelona 2009. Comer en España, de la subsistencia  a la vanguardia. Ed. Península. Madrid 2011"