ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
REST. BIO/ORGANIC
COMER BIEN DE MENÚ
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA






EL TEMALa receta de Almadraba Park maridada con Collection Blanc de Perelada

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

MEMORIA SENTIMENTAL DE MAGEFESA
Por Antonio Vergara
[ Ir a CRÓNICAS ] [ Volver ]

Antonio Vergara: Nacido en Valencia, lleva más de tres décadas ejerciendo la labor de periodista gastronómico, con una mirada a lo Far West. El cine y el jazz son también su telón de fondo. Sus inicios fueron en la Cartelera Turia, en 1972 y desde entonces no ha dejado de colaborar en distintas publicaciones, como La Cartelera. Publica los sábados una sección gastronómica semanal ('Menús variados') en el diario 'Las Provincias' de Valencia y los domingos una columna de opinión ('¡Salve y usted lo pase bien!) en este mismo diario". Su primer libro fue Comer en el País Valencia. Le siguieron la Guía Seat Panda, Comer en Carretera, De tapas por Valencia, La España dulce y Protagonistas de Nuestra gastronomía, editado por Editorial Prensa Valenciana S.A. Es director del Anuario de la Cocina de la Comunitat Valenciana. Detenta el Premio del Festival Cinegourland (Cine y Gastronomía),concedido por su dilatada dedicación a la gastronomía y a la crítica cinematográfica.


Una de las marcas más populares de olla exprés, Seb Magefesa, entró en concurso de acreedores en su fábrica de Derio, explotada en régimen de cooperativa. Fue en 2008, cuando se manifestó, sin paños calientes gubernamentales, la crisis económica. La olla Magefesa alivió el duro trabajo de las amas de casa a finales de los 50 y a partir de entonces. No todos los hogares podían comprar una Magefesa. Sólo a partir de la década de los años 60 del siglo XX, con la paulatina y lenta desaparición de la autarquía y la consolidación de una clase media, la Magefesa se expandió, particularmente en las urbes.  
La olla a presión se vendía con un detallado manual de instrucciones, pero, en un país rural, y en el que todavía existía la carnera (fresquera) para conservar ciertos alimentos al aire libre y a resguardo de los dípteros (la moscarda verdosa era insaciable), aquel artefacto imponía respeto.
Fue uno de los primeros electrodomésticos de alta tecnología en un país atrasado y supersticioso.
Puede que ahora dé risa, pero cuando llegó a las casas, su mecanismo producía pavor. Era como si en una tribu antropófaga, la caldera donde los nativos guisaban al hombre blanco, hubiera sido sustituida por una gigantesca olla exprés.
Las dudas y los temores eran, básicamente, éstos:  ¿Y si explota? ¿Y si cuando la abrimos no están cocidos los ingredientes? ¿Y si no hemos puesto agua o líquido suficiente? O, ¿y si al quitar la válvula de seguridad el vapor nos quema el rostro y nos transformamos en el Vicent Price de la película “Los crímenesdel museo de cera”?  En este sentido, se produjo algún accidente.


El momento de suspense mayor (toda la familia se alejaba de la olla, a una distancia de seguridad) sucedía cuando la válvula comenzaba a pitar y a dar vueltas sobre sí misma.
El agudo pitido no anunciaba nada tranquilizador. Téngase en cuenta que, a la sazón, vivíamos en la era de la Guerra Fría, los platillos volantes ya eran motivo de conversaciones (en Radio Valencia, Alejandro García Planas aseguraba que viajaban marcianos), la energía nuclear horrorizaba (el sabio atómico de “Calabuch”, película de Berlanga) y los recientes calentadores a gas explotaban de vez en cuando.
El mal uso o las deficiencias técnicas contribuyeron a la decoración hogareña hiperrealista, cuando el hueso de ternera, las lentejas, el cocido o las judías verdes, salían despedidos de la olla, y el suelo y las paredes de la cocina se transformaban en una galería de arte contemporánea (hoy).
Algunas de las primeras ollas a presión fueron Arín (“el secreto de mis mejores guisos”) y Seb-Magefesa. Y comenzaron a publicar recetarios adecuados para las amas de casa. En Valencia, el cocinero Pedrón de Monteagudo, que tenía un programa en Radio Valencia (“El cocinero en casa”), escribió un recetario patrocinado por Arín.
Por su parte, Magefesa, cuya primera olla puso a la venta en 1948, editó el “Libro Olla Exprés Seb Magefesa, en 1965. Firmaba las recetas Françoise Bernard, no por casualidad, pues la patente de esta marca era propiedad francesa, de la Societé d’Emboutissage de Bourgogne (SEB).


El libro estaba dividido en los siguientes capítulos: Sopas, Pescados, Carnes, Aves, Cordero, Cerdo y Legumbres. Las ollas a presión fueron uno de los primeros signos de modernización del país y casi un elemento de distinción y estatus económico.
La empresa Magefesa (Derio, Vizcaya) entró en concurso de acreedores el 2 de julio de 2008 y fue aceptado por un juzgado el 30 de julio. Ignoramos cómo ha termino el contencioso. Pero Magefesa permanece en la memoria sentimental de España, junto, con el mocho o fregona, un invento del riojano Manuel Jalón, patentado en 1964.

Antonio Vergara