ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
REST. BIO/ORGANIC
COMER BIEN DE MENÚ
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA






EL TEMALa receta de Almadraba Park maridada con Collection Blanc de Perelada

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

PASSION MARTINI
Por Javier de las Muelas
[ Ir a CRÓNICAS ] [ Volver ]

Javier de las Muelas: Javier de las Muelas está considerado uno de los más prestigiosos cocktailman al nivel mundial. Se inició en el mundo de la coctelería hace 30 años creando sus Gimlets, lugares de referencia en Barcelona, como otros locales míticos de su propiedad, entre ellos Dry Martini, reconocido internacionalmente como uno de los 10 mejores bares del mundo. Creador de una nueva línea de coctelería, es colaborador del diario La Vanguardia. Desde 2002 aloja en su almacén el restaurante clandestino Speakeasy, un reservado que recoge el espíritu de aquellos locales clandestinos que surgieron en las principales ciudades norteamericanas en los tiempos de la ley seca.


El maracuyá, o fruta de la pasión, está lleno de posibilidades. Sedoso, muy aromático, ácido y con unas semillas muy decorativas combina fantásticamente bien con ginebras, vodkas, rones e infinitos destilados y licores
En el Gimlet y Dry Martini le dimos el protagonismo que merece cuando creamos nuestra versión de este cocktail, uno de los Fresh Fruit Martinis basados en la pureza  y frescura de la fruta.
Para prepararlo bastará servir 1/5 de zumo de limón (2 Cl.), 1/5 de vodka Grey Goose (2 Cl.), 1/5 de Grand Marnier Amarillo (2 Cl.) y por último 2/5 partes de zumo de maracuyá natural en la coctelera. Lo batimos bien y lo servimos en copa de martini.
Sólo quedará paladearlo en buena compañía, imaginándonos estar en la barra de un Hard Rock Café mientras escuchamos clásicos del rock

JAVIER DE LAS MUELAS
.

 BARMAN.MAESTRO DE CEREMONIAS

Esta carrera requiere, más que otras, de un aprendizaje de varios años y una larga experiencia adquirida con la práctica diaria. En ocasiones se cree que la profesión de barman puede improvisarse y, en pocas horas de aprendizaje convertir a cualquier persona en un excelso oficiante. Nada más lejos de la realidad. No solamente deberemos conocer destilados, licores, su elaboración y mezclas, sino lo que es más importante, tener psicología, empatía. Oir, ver y callar..
Todo esto queda muy bien para profesionales y alumnos de escuelas de hostelería.
Pero si Vd. quiere aficionarse a la coctelería, no se deje amedrentar por la severidad y la trascendencia de sus actos. Con dedicación e ilusión se convertirá en un excepcional bartender. Éste es uno de los objetivos de mis artículos..
Mis primeros inicios en el mundo de la hostelería fueron en la niñez. Contaba yo con cinco o seis años cuando mi primer contacto con el conversar y beber fue en la bodega de delante de casa donde se vendía vino a granel y trozos de hielo (de esa época debe datar mi interés por su cultura). Sus clientes, parroquianos, bebían un café, un quinto de cerveza o un refresco mientras hablaban de diversos temas en un ambiente de relajación.
La primera vez que entré en la coctelería Boadas de Barcelona y, descubrí lo que representaba aquel mundo mágico de mezclas, me sentí deslumbrado, en ningún momento intimidado. Ver a María Dolores Boadas crear ofrendas, escanciando destilados y licores de vaso a vaso o su cadencia de ritmo al mover la coctelera fue asistir a una representación única.
A los pocos meses abría el Gimlet y, les puedo asegurar que la clave de todo fueron las ganas y la ilusión que pusimos en ello. Como si no, puede explicarse conseguir impulsar un proyecto sin apenas recursos económicos. Durante los primeras semanas no teníamos taburetes, ni tarima, ni por supuesto aire acondicionado. Nuestro bien más preciado era una coctelera atascada y un renqueante equipo de música. Pero desde el primer momento, impecables chaquetillas blancas de ayudante de barmen, con botones dorados, fueron detalles de nuestra ilusionada personalidad.
Rostros serios y distantes han dado paso a nuevos barmen y barmaids de sonrisas relajadas y cómplices; mientras camisas amplias, entalladas o coloristas, sustituyen en bastantes ocasiones a americanas almidonadas y encorbatadas.
Con su entrega, ganas de aprender y sonrisa puesta, seguro, no tengo ninguna duda, será Vd. un excelso barman, valedor de la cultura del bar, de la cultura del cocktail, sorprendiendo con su buen hacer a su pareja y amigos.
Ah! y dele tiempo al tiempo.


JAVIER DE LAS MUELAS


.