ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
VINOS Y RESTAURANTES
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMAMACARRONES RELLENOS DE CARRILLERAS, LA RECETA DE LA XARXA, Y EL VINO FINCA GARBET DE PERELADA. POR MIQUEL SEN

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Restaurante recomendado

Hotel Restaurante Calixtó: en busca del caballo del Pirineo.

El Serrat s/n · Molló Girona

Patagonia Beef & Wine Restaurante Barcelona [ Ir a RESTAURANTES ] [ Volver ]
 

Twitter

Facebook


Gran Via de les Cort Catalanes 660 · Barcelona · Telf. 93 304 37 35 · cocina argentina menú de mediodía 21€ abierto de 13h30 -16h y 20h30-23h30 viernes ysabado hasta 24h30 cerrado domingo precio aprox:30-40€

A medida que las cocinas foráneas se asientan en Barcelona los comensales pueden disfrutar de una mayor calidad en sus menús. Las recetas ya no se cocinan a partir de la nostalgia, sino de ingredientes de primera calidad, traídos desde el país de origen. Asimismo, la decoración pierde elementos folclóricos y gana en diseño y comodidad. Es una realidad que encontraremos en Patagonia, un restaurante argentino que recuerda aquella buena manera de cocinar que impuso hace unos años Marcelo Aparicio en La Estancia Vieja. Partiendo de un espacio muy característico de la estética barcelonesa definitoria de las casas nobles de la Gran Vía, en Patagonia encontraremos en la entrada, brillante como un cáliz, una calabaza con decoración de plata, una bombilla para matear. Es un símbolo visual que nos obliga a comer compartiendo, dado que la cocina argentina parece creada para disfrutarla en amplia compañía. Probablemente sea así porque los grandes asados se hacían en grupo y al aire libre. Observarán que en esta casa se busca la armonía entre comida y vinos. Unas buenas referencias de los grandes tintos españoles tienen su contrapunto en los vinos argentinos. Elíjanlos pidiendo consejo y comiencen compartiendo empanadillas, un entrante que la carta muestra como un surtido. No se olviden del chorizo criollo, tan diferente del nuestro, compatible con las provoletas, de queso Provolone, que en Patagonia acompañan con pimientos del piquillo. Al margen de los platos citados, en un buen restaurante argentino no falta el matahambre, el fiambre con que los viajeros de las grandes extensiones de este país se aseguraban el sustento. Es un plato obligado que puede dejar para otra cita las pastas, los raviolones de ricota y espinacas, pues tras el matahambre hay que pasar al disfrute de la parrilla, realizada a partir de la carne argentina importada bajo el criterio de la calidad. El corte llamado bife de chorizo, que se puede tomar en media ración, el lomo, el pollo deshuesado, o los medallones de filete salseados, están en su punto y cuadran con los vinos tintos. También forma parte de este paisaje culinario de esta Patagonia barcelonesa, el surtido de ensaladas, tan refrescantes como los postres fríos de la casa.
Miguel Sen