ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
REST. BIO/ORGANIC
COMER BIEN DE MENÚ
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMASacha su receta y el cava Perelada Gran Claustro

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Lugar del mes

La flor de Estambul

Bukkake Marino [ Ir a LUGARES CONCRETOS ] [ Volver ]
 

Twitter

Facebook


Por Frank Ferrero
A veces, y solo a veces, las tendencias, extravagancias y curiosidades gastronómicas nos llegan de nuestro vecino de al lado, por eso nos sorprende. Damos por bueno lo de fuera sin conocer muchas veces lo más cercano.
 Lo exótico de descubrir otras culturas y sus tradiciones nos hace levitar ante el resto de los mortales, llevando nuestro estatus de viajero a la cúspide social. Quién no ha disfrutado de unos chapulines en México, quizás un estofado de cocodrilo mientras descubres la sabana africana o, mejor aún, seguro que te has saciado con el semen de bacalao en crudo, directo al paladar, una “delicatessen” al alcance de pocos en Japón, el “shirako”.
Ayer, mi amigo Xavi Veciana del restaurante Balandra en Tarragona, me esperaba en el barrio marítimo  de el Serrallo. Sabía que venía con unos amigos para tratar de llevar turistas rusos a Margalef. No sé si lo conseguiremos, pero nuestra reunión sin duda estrechó los lazos de una manera muy especial a través de la gastronomía.
Llegué a una hora complicada para la cocina, las dos del mediodía, en pleno servicio. Fui directo a la mesa donde me esperaban, saludé e inmediatamente salí disparado al lavabo para lavarme las manos. De camino, pedí unas cervezas y miré la puerta de la cocina con la intención de entrar y saludar, pero por la hora de servicio me reprimí y no lo hice. Hace unos días en el mejor restaurante del mundo, antes de sentarte en la mesa a disfrutar,  como parte de la ceremonia nos invitaron a ver la cocina. Algo habitual entre cocineros. . Al grano.
Vuelvo a la mesa, pedimos un pica pica y un arroz de bogavante. Bebemos un cava rosado AT Roca y Les Brugueres Blanco, ideal para el pescado y marisco que Xavi nos va a preparar. Enseguida viene la maitre y me dice que, si no paso por cocina, el chef no nos da de comer. Voy a saludarlo, nos fundimos en un fuerte abrazo. Me encanta ver tan bien a Xavi, disfrutando de sus fogones y con esa sonrisa de quien no ha roto nunca un plato y se siente feliz. Antes de volver a la mesa me dice el chef que voy a comer lo que él quiera, a mí me acaba de hacer el hombre más feliz del mundo.volcánica. Empieza el espectáculo.
Txipirones frititos a la andaluza, técnica y clasicismo perfectamente combinados, elevando su sabor a la enésima potencia, la cofradía del calamarcito. La virgen del Rocío en palio teñiría de lágrimas la semana santa si los probase. Al cielo con ellos.
Oreja de cerdo salteado con gambas, empieza el debate entre mar y montaña. Gelatina, cartílago bien especiado junto una gamba fresca que recién salida del puerto y cocinada en el punto exacto en el que cambia de color , hace temblar mi ya de por si débil estructura emocional , algo tan nuestro que me da para media hora larga de explicaciones sobre nuestra cultura , el paisaje puesto en la cazuela de Josep Pla.
“Closcada” (cáscaras) de mariscos, el aroma a mar que llega en el plato es indescriptible. Yodos, algas, la frescura del mar en el plato, sin camuflajes y a puerta gayola. Trío de callos de bacalao, rape y cerdo con un arte sibilino nos embelesa cual serpiente tentadora con el fruto prohibido.
Magistralmente guisados. El grado de excitación va en aumento y estamos a punto de eclosionar. Y aquí es donde quería llegar, “Lletoneres” de Lubina con habitas, espárragos y ajos tiernos. La suavidad de su textura me llevó a pensar que era tuétano. No, no, esto es seso. ¿De dónde sale ese sabor? Conociéndome, no habíamos acabado el plato y Xavi ya estaba por la mesa.
¿Qué es esto? Reímos todos. Esto es esperma de Lubina, solo se puede comer durante un mes al año y aquí es muy apreciado, su delicada textura y su sabor tan elegante lo hace muy especial y único. .
Qué Bukkake marino más maravilloso. Es mi primera vez. Pero sin duda, quiero repetir.
Frank Ferrero
Restaurant Balandra
C/ Espinard , 18
43004 Tarragona
tfno 977221238