ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
COMER BIEN DE MENÚ
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMAQuim y Yuri, de El Quim de la Boqueria y su receta maridada con Priorat Cruor 2015

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Lugar del mes

Las penas con panes son saladas

Las penas con panes son saladas [ Ir a LUGARES CONCRETOS ] [ Volver ]
 

Twitter

Facebook


Por Frank Ferrero

Ante la pérdida de alguien tan querido como una madre, nos queda recordar sus enseñanzas de vida y todo el amor entregado en vida.

He quedado con mi amigo Francisco Maestro, recién llegado de Estados Unidos, y le propongo visitar un restaurante de nueva apertura en Lleida: Sheyton. Un local emblemático que llevaba  cerrado varios años y que empieza una nueva andadura de manos del chef leridano David Molina.


La decoración habla de rancio abolengo y high-class, butacones muy cómodos y espacio amplio. Una pared repleta de vinos que hacen las delicias de cualquier amante de los buenos caldos 

me llama la atención. Con referencias mayoritariamente del territorio sin hacer ascos a los grandes Ribera del Duero, Rioja y demás D.O.

Nos decidimos por el menú degustación en su versión más extensa y, lo vamos a acompañar con un vino del Priorat blanco: Les Brugueres de la Conreria de Scala Dei. Sublime, elegante, 

para mi gusto uno de los mejores vinos blancos de esta D.O.Q.

Los aperitivos con los que empezamos, un divertimento. Oliva rellena de gelatina de vermut, una piruleta de queso crujiente, gominola de AOVE y tartaleta de queso fresco tomate y rúcula.


Mientras nos ponemos al día de nuestras penas y glorias, Francisco y un servidor, que hemos llegado a una hora muy europea a la cena, poco a poco se va llenando el local hasta que no queda

libre ni una mesa. Parece que las novedades en la restauración siguen teniendo ese efecto llamada. Sueles ver restaurantes que abren con llenos absolutos durante unos meses y después de la 

tormenta llega la calma hasta llegar a la normalidad. La búsqueda del equilibrio en un restaurante es algo que se agradece tanto y tan utópico que se escapa a mí entender. Pocos oficios tienen 

tan poca regularidad como una casa de comidas, pero cuando se consigue es gloria bendita.

Seguimos el menú y me dejo de reflexiones, que lo único que hacen es llevarme a más preguntas. Hoy lo único que quiero es disfrutar de la compañía de mi amigo, de sus enseñanzas y de la 

buena mesa de Sheyton, que comienza a darle ritmo al menú degustación. Canelón crujiente de queso fresco, huevo a baja temperatura con trufa y espuma de patata, anchoa encurtida que

acompañamos con pan de coca, una deliciosa apertura de entrantes.

 

 




 

Seguimos con un carpaccio de gambas y helado de piñones que se hace breve, dos suspiros y está finiquitado, ideal para evocar a la reina de las profundidades marinas.

 

Para refrescar el paladar, una crema fría de achicoria con queso y esferas de mango nos prepara el paladar para los platos calientes.


 

Un arroz cremoso con alioli de ajo negro, de una intensidad interesante y muy bien acabado, nos llega al alma, adoro los arroces bien hechos.

 

Vamos a por el lomo de bacalao, se deshoja, las láminas de Gados Morua me hacen viajar en un momento a la Boquería donde solía comprar en salazón unas pencas de muy señor mío 

tamaño XXL, como el que nos sirven en este menú que ejecuta a la perfección el chef Molina.

 

Cada plato nos habla de territorio con producto de la zona y de tradición también. A la vez, no deja de sorprender con alguna técnica diferente, e incorporando de forma sutil otros 

productos que ya no son tan foráneos: algas, sales volcánicas y demás.

Remataremos el ágape con una carrillera de ternera guisada , crema de patatas y setas de temporada . Para mi amigo Francisco, excesivo, ya que come como un pajarillo. No así 

para mi, como buen tragaldabas,siempre tengo un hueco para más.

 

Los postres nos sorprenden con un trampantojo de coco con piña, fresco y divertido; y unas almendras y pastas artesanas como petit fours. Un final dulce a nuestra reunión anual.

 

Este año con un regusto triste por la pérdida . Pero ilusionante por ver a un gran amigo tan bien y en tan buena forma. Nos despedimos brindando por los que ya no nos 

acompañan y brindamos también por los que nos quedamos aquí.

In memoriam a la Sra. Ariza