ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
VINOS Y RESTAURANTES
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMAMasqueta d arròs, la receta de Ca l Eulàlia, y el vino Chivite Las Fincas Rosado. Por Miquel Sen

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Lugar del mes

ASADOR BAUDILIO

Av. Cortes de Aragón, 8 · 44580 Valderrobres (Teruel) · Telf. 978890349

ASADOR BAUDILIO [ Ir a LUGARES CONCRETOS ] [ Volver ]
 

Twitter

Facebook


Av. Cortes de Aragón, 8 · 44580 Valderrobres (Teruel) · Telf. 978890349



POR FRANK FERRERO


Monto en mi coche camino de un descubrimiento personal, voy a dar fe en esta experiencia empírica de la existencia del hasta ahora rumor, que Teruel no existe. Emulando al gran Labordeta cojo mi mochila en ristre, mi bota de cuero llena de vino y hago camino al andar para llegar a la comarca del Matarraña.
Que gusto volver a patear las carreteras en busca de asueto y placer, conocer a nuevas gentes y gozar de los entornos maravillosos que nos regala cada rincón de este país. Al pasar por Ascó y cruzar el rio Ebro, imagino la historia de esos dos hermanos, a los que les tocó enfrentarse, cada uno de un lado del rio. Los dos disparando al aire para no herirse mutuamente a sabiendas que los dos bandos eran perdedores. Las carreteras serpentean por la historia de una manera rápida, casi veloz, cambiando la orografía en un santiamén. Son gigantes Sancho me digo a mí mismo como si fuese Don Quijote, - Mire vuestra merced- me respondo a modo de Sancho- Que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos, son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra al molino.





En esa profética estampa Cervantina me quedo extasiado y perplejo por su magnitud y presencia a tan pocos metros de distancia. No hago foto del cartel que avisa de la inminente entrada en la Comunidad de Aragón y en la provincia de Teruel, porque la curva donde hacer la foto hace peligrar mi visita, pero no por falta de ganas. Confío en que me creáis, Teruel existe, aunque durante tiempo le hayan negado la existencia. Descubro un pueblo de unos dos mil quinientos habitantes en la comarca del Matarraña, Valderrobres. Las paredes gruesas hablan por sí solas, el puente de piedra del S.XIV, el Castillo y la iglesia de Santa María La Mayor de estilo gótico, dan conversación a todos los que visitan o buscan saber más de sus historias y leyendas.






Me recibe Fabiana la chef y propietaria del Asador y restaurante Baudilio. Ya en mi llamada telefónica para reservar la mesa, le propongo probar un poquito de todo acabando con una carne a la brasa a poder ser.  



En la sala Marina, empieza sirviendo un vermouth fresquito muy bien especiado, sin abusar del dulce que predomina en el mundo vermouthil, de la Casa Crial Lledó (Teruel), acompañado de un aperitivo de anguila ahumada y tomate, abre mi apetito de forma voraz. Da gusto la mezcla del ahumado y la frescura del tomate de la propia huerta de Fabiana, podría repetir de aperitivo, pero acabo de empezar. Creo que cualquier cocinero en el que pones la confianza para que te dé de comer aprovecha la ocasión para obsequiarte con lo mejor de sus productos y sus técnicas, solo empezar me doy cuenta que es el caso. Siento que voy a disfrutar y vengo predispuesto a ello.





Carpaccio de manitas con foie a la plancha, tomates confitados y rúcula. El pie envolviendo los ingredientes a modo de hatillo es una explosión en la boca sorprendente, la gelatina del pie untuosa, la mantecosidad del foie y su carne de intenso sabor, el contraste con el tomate maduro y dulzón, hace de este entrante un diez para mi gusto. 



El servicio muy atento va cuadrando cual ajedrez las mesas en una partida que vamos a ganar al Covid y a su santa estampa que ha destorotado todos los sistemas de trabajo y protocolos que hasta ahora se tenían en la hostelería. Marina lo resuelve a la perfección desinfectando sus mesas a cada comensal, enseñando la carta con códigos QR y mostrando una sonrisa y un saber hacer que traspasa la mascarilla y los horizontes del Matarraña. Genial una actitud así en la sala tan acorde con la comida, ya deseo probar otro plato. Van cayendo copas de vino de la zona, en este caso una garnacha blanca de la misma bodega Crial, que refresca los bocados del plato anterior armónicamente. Lasaña de berenjenas gratinada, un bocado de este plato que sirven también en el menú de trece euros que ofrece este restaurante y que hace parroquia de comensales fieles. No me extraña es de vicio la lasaña y las verduras con las que se elabora de su huerta, berenjenas melosas y sabrosas a la par.





Soy un voyeur empedernido, disfruto viendo a los comensales desde mi rincón como interactúan con la comida y los vinos disfrutones, espetando gemidos a cada bocado y metiendo en su boca trocitos de placer. Llega mi siguiente plato y miro de reojo. Hago un Mmmmm que se escucha en toda la sala porque han traído un tartar en forma de sushi haciendo el calabacín de alga y la carne picada y marinada de relleno. 





El picante perfecto y a mi medida, bien de cítrico, sal y pimienta, realzando la carne sin enmascararla. Lo acompaño de un vino rosado de la bodega Mas de Torubia, un rosado intenso, con mucha fruta y color huyendo de esa moda prêt-à-porter de los rosados de piel de cebolla. Buen maridaje con el tartar.



Antes de empezar a dar buena cuenta de un solomillo de vaca vieja made in Txoguitxu de Imanol, me preguntan si quiero foie o no. ¿Ustedes que creen? Las buenas historias acaban por donde empezaron y el foie del principio con el pie de cerdo me ha dejado con ganas de más.





Me lo sirven a la brasa con escalopes de este foie maravilloso de elaboración turolense el de Sta. Eulalia, voy bocado a bocado compaginando con la patata frita natural y las rodajas de tomate a la sal, un buen chorro de aove que elabora la chef y voy saciando el apetito con el que he llegado.



El vino tinto de garnacha peluda a sorbitos ¨poc i sovint¨ como dice mi amigo Quimet.





El remate de esta gesta entre molinos, piedras históricas y montañas escarpadas lo pone la selección de quesos que propone Fabiana con dos elaborados de cabra uno ahumado y otro sin ahumar acompañados de miel y nísperos. 



Un brazo de gitano de piña, mango y chocolate no me lo salto, lo cabalgo y enroco hasta hacer caer el rey de este ajedrez improvisado, cuento de caballerías gastronómicas y aventura de lobo solitario en la carretera. 



Solo me falta pagar mi cuenta y continuar mi camino hasta otra aventura que pronto os contaré. No sin antes acabar con un, A ver si no puedo hablar aquí, ¡ A la mierda hombre¡, frase de el gran Labordeta en el parlamento que dio voz al pueblo y caminó con su mochila como ninguno escuchando a sus gentes y hablando de todos los territorios a los que nadie escucha.

Asador restaurant Baudilio
Av. Cortes de Aragón, 8
44580 Valderrobres
(Teruel)
tfno. 978890349