ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
VINOS Y RESTAURANTES
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMARabo de buey con cigalas: la receta de Can Pineda y el vino Finca Garbet de Perelada

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Lugar del mes

SAN JUAN

COMAXURROS: UN CLÁSICO QUE SE RENUEVA [ Ir a LUGARES CONCRETOS ] [ Volver ]
 

Twitter

Facebook


En pastelería, la tentación adopta muchas formas. Las hay  coloristas, sugerentes, delicadas o contundentes, tradicionales o importadas, pero hay un tótem dulce  en la memoria gastronómica de cualquier habitante de la piel de toro que jamás desaparece: la  paperina de churros con chocolate caliente.  Aunque sí puede renovarse, que no morir.
Comaxurros ha abierto sus puertas en Muntaner 562 con esta premisa: darle una vuelta de tuerca al clásico churro y ofrecer al público mayor variedad para que pueda disfrutar de esta delicia en versiones más modernas e innovadoras. Con todo, el trabajo de Luís Estrada Canal- el relevo generacional de la familia Canal- y de Marc Muñoz ha pasado por los obradores del gremio de churreros para conocer los secretos de este icono goloso. No se puede dar un salto en el vacío,  para reinventarse hay que partir de la más estricta tradición churrera. De esta manera,  y con conocimiento profundo del producto, se ha escogido una harina que tenga un alto contenido en almidón para conseguir esa masa viscosa que es parte de la clave del éxito, así como un aceite de oliva virgen extra  de origen cordobés, una mezcla de picual, hojiblanca y picuda, perfecto para freír a altas temperaturas sin dejar un rastro demasiado marcado.


En Comaxurros, lo primero que impacta es el precioso local decorado por miles de dibujos que hacen alusión al imaginario churrero de nuestra infancia, con sus  chillonas luces de neón y sus magníficos colores que inundan la churrería, desde los rellenos verdes, rosados o amarillos crema de los churros y buñuelos, hasta las paperinas creadas por LoSiento Estudi, pasando por las chocolateras de APPARATU. Todos los detalles están pensados para deleitar, para divertir, porque no hay nada más festivo ni más reconfortante que una buena taza de chocolate caliente al final de una madrugada o en una oscura tarde de invierno.


¿Y qué decir, entonces, del chocolate, compañero inseparable de esa masa tierna, esponjosa, arañada con hendiduras por donde  resbalará el negro intenso? En este asunto la familia Canal tenía ya años de sabiduría chocolatera, lo que permite a la churrería adjunta surtirse de las mejores mezclas para sus combinaciones churreras: chocolate a la piedra, blanco con canela y limón, negro con naranja, con leche y caramelo, etc. Todos ellos, además, están en las estanterías de la churrería para que el cliente que se enamore de su chocolate preferido pueda hacerlo en casa.


 No hay que olvidar tampoco un tercer elemento, clave en la dulcería catalana de las Granjas y las pastelerías con más raigambre: la nata montada.  En este caso, la nata que corona los suizos de Comaxurros se monta en la misma barra, al instante, para que no pierda ese volumen y esa ligereza que caracterizan la buena nata.
Además de perfeccionar el binomio clásico chocolate-churro, Comaxurros tiene un surtido de creaciones propias que sorprenden por sus sabores y colores llamativos: los churros bravos, unos pequeños churros que se sirven en bandeja al estilo de unas bravas pero bañados en salsa dulces; los churros rellenos de crema de limón, de pistacho, de caramelo y chocolate con leche y almendras y, sobre todo,  esos churros  saladitos  de los que uno se comería hasta la paperina: los de sobrasada y queso, de bechamel y jamón ibérico, de crema de roquefort y nueces.


Para los que demanden algo más, hay que decirles que los buñuelos son excelentes, las ensaimadas jugosas, no faltan los melindros ni las magdalenas, y los zumos de frutas están elaborados  con frutas ecológicas. Una oferta, pues, en la más pura línea de aquellos desayunos y meriendas que hicieron más dulces  nuestros  días de niñez, pero con ese carácter renovador que impregna toda la gastronomía catalana- dulce y salada- y que permite recuperar y mejorar nuestros mejores logros  culinarios.

Comaxurros
C/ Muntaner, 562
Barcelona 08022
93 417 94 05
info@comaxurros.com
www.comaxurros.com

Por Inés Butrón

Licenciada en filología hispánica por la UB, periodista, escritora y autora de varios libros sobre temas gastronómicos: Ruta gastronómica por Cantabria,  Ruta Gastronómica por Andalucía y  Ruta Gastronómica por Galicia, Salsa Books, Barcelona 2009. Comer en España, de la subsistencia  a la vanguardia. Ed. Península. Madrid 2011"