ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
VINOS Y RESTAURANTES
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMAMasqueta d arròs, la receta de Ca l Eulàlia, y el vino Chivite Las Fincas Rosado. Por Miquel Sen

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Lugar del mes

ASADOR BAUDILIO

Av. Cortes de Aragón, 8 · 44580 Valderrobres (Teruel) · Telf. 978890349

DAVITA GASTRO MARKET: ITALIA EN UNAS PARADAS [ Ir a LUGARES CONCRETOS ] [ Volver ]
 

Twitter

Facebook


Hace unos meses descubrí este restaurante italiano en pleno Eixample. Me lo habían recomendado  haciendo hincapié en la calidad del producto y en su buena relación con el precio.  A mí, sin embargo, me atraía más el nuevo concepto de restauración en el que se basa este italiano diferente en una ciudad en la que hay montones de ellos. Esta es la crónica, pues, de un pequeño tour por la gastronomía italiana de parada en parada.
La cocina italiana siempre fue bien acogida en Barcelona. Desde el siglo XVIII, en las fondas barcelonesas había marmitones italianos que encontraron en  esta ciudad un buen lugar donde ejercer la profesión. Nuestra mejor  gastronomía les  debe mucho a estos pioneros.  Desde entonces,  siempre ha habido lugar para la restauración italocatalana en la Ciutat Comtal, pero, aunque siempre gozó de público suficiente y entusiasta para subsistir, en los últimos años el concepto pasta y pizza se había pervertido bastante. Encontrar un buen plato de pasta o una pizza bien hecha era una labor tan ardua (casi imposible)  como podía serlo encontrar una buena paella en el centro de Barcelona.
Desde hace una década aproximadamente,  algunos vecinos del país transalpino han recalado de nuevo en Barcelona mostrándonos sus respectivas cocinas locales. Para esta nueva cocina italiana de raíz son  necesarios los  mejores  productos que, o bien exportan, o tratan  de encontrarlos aquí a través de productores locales, lo que les incluye, directamente,  en la tendencia KM0, con cocinas frescas, originales  y  de producto. Precisamente, la exportación de productos italianos era la principal ocupación de Sergi Farrés, el chef y propietario de Davita Gastro Market, por lo que este barcelonés conoce bien qué se oferta en su nuevo local  y dónde encontrarlo de la mejor calidad. “Comer bien no tiene por qué ser muy caro. De hecho, nosotros queremos que la gente vea cómo se hace una buena pizza y una pasta correcta en segundos, delante de sus ojos, en raciones generosas que puede compartir, y no pagar por ello más de 12/ 15 euros. Eso sí, tiene que coger una bandeja y una tarjeta y servírselo él mismo”


De eso se trata: este mercado que se abre ante mis ojos es un paseo por mi comida de hoy con bandera italiana. Puedo empezar el recorrido por una tapa, por ejemplo. En la parada cuelgan interesantes embutidos que desconozco, huelo los quesos del país menos corrientes, pregunto mientras hago cábalas mentales delante de semejante despensa.  Escojo bresaola rellena de un queso  de cabra muy fresco, muy agradable para empezar. La bresaola me encanta y creo  que,  junto con la buena mortadela de Bolonia, no es lo suficientemente apreciada por el público catalán que la asocia a esos fiambres con olivas que nos servían en los entremeses de los 70.  Continuo con una ensalada fresca de sandía, mango, rúcula, tomate y ricotta. Hace calor ya entre el asfalto que me toca pisar y no me apetecen las cosas pesadas, sino  no podré  probar la pasta que tanto me hace salivar desde que he observado,  al fondo del local, la cocina vista donde preparan in situ lo que voy a pedir: pasta fresca con pera, queso Gorgonzola y nueces. Otros comensales se van hacia su mesa y esperan a que les avise el aparatito que indica cuándo han de ir a por su plato, pero yo, como siempre, me quedo y  chafardeo,  pregunto por lo que hacen.  Me comentan que las carbonaras no llena nata (¡vade retro!) , que no debería incluir bacon ahumado, sino “guanciale”, y que las pizzas de harina de maíz son más ligeras. Las miro y son, como siempre, tremendas y tentadoras. Hay una especialmente espectacular, la más gourmet: crema de trufa, champiñones, huevos de codorniz y speak, pimiento rojo y mozarella, Fiore di Latte. Su precio es de 9’90. Para terminar hay muchas posibilidades, como los helados italianos muy cremosos- que no falten- y algunos dulces que sólo fotografío porque creo que mi menú está  ya más que completo. Eso sí, no perdono un capuccino que me sirven entre explicaciones de barman especializado e instruido por una buena marca de cafés.

 


El café apetece en la terraza, la que justo inicia el recorrido. Está bien ambientada, como el resto de este restaurante que es agradablemente enorme (madera, colores, toldos de tonos vistosos), con un servicio atento que no ha desparecido del mapa por el hecho que uno vaya con una bandeja escogiendo en cada parada el plato que va a degustar. De hecho,  observo camaradería entre algunos clientes y los camareros,  familias que encuentran un espacio amplio para ir con niños sin que estos molesten, que son bien atendidas cuando  entran a descansar,  a comer con sus bebés y sus cochecitos. Este es un tema para el que hay muy poca sensibilidad en una ciudad que se tiene a sí misma por acogedora y mediterránea.
 En los bancos, mesas altas o bajas, rincones o taburetes, se sienta todo tipo de gente. Barceloneses, turistas, familias, jubilados o parejas jóvenes, casi todos encuentran una manera cómoda de disfrutar de  una gastronomía presente en todos los rincones del planeta, pero, desgraciadamente, demasiado asociada al fast food. La labor  y el acierto de Sergi Farrés ha sido limpiar ese estigma con buenos productos, hacerlo de manera cómoda,  rápida,  ofrecerlo a buen precio para que lo disfrute todo el mundo y no sólo los pudientes gourmets. En general, Davita Gastro Market no sólo me sorprendió por su innovador concepto de restauración, sino por la calidad de lo que degusté. Una dirección  más que me apunto ahora que me  toca volver a patear las calles de esta ciudad a la velocidad del rayo…o quizás,  ya no tanto.

Davita Gastro Market
Rosselló 231
Barcelona
Telf: 934 617 663
Precio aproximado: entrante, segundo plato y bebida: 20 euros.

Por Inés Butrón

Licenciada en filología hispánica por la UB, periodista, escritora y autora de varios libros sobre temas gastronómicos: Ruta gastronómica por Cantabria,  Ruta Gastronómica por Andalucía y  Ruta Gastronómica por Galicia, Salsa Books, Barcelona 2009. Comer en España, de la subsistencia  a la vanguardia. Ed. Península. Madrid 2011"