ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
VINOS Y RESTAURANTES
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMATORTILLA DE KOKOTXAS DE BACALAO, LA RECETA DE HADDOCK Y EL VINO NOMÉS GARNATXA BLANCA 2018

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Sin carnet de identidad [ Ir a EDITORIAL ] [ Volver ]
 

Twitter

Facebook


Mientras nos preocupamos por el oscuro futuro económico que coordinan los llamados hombres de negro, en Bruselas otros caballeros encorbatados están abriendo la caja del todo vale. Curiosa actividad que no suele reflejarse en los diarios y menos aun en la tele, dónde los temas de reflexión son mucho más profundos, como la tristeza de Ronaldo o la desaparición anunciada en las tertulias de la ex jesulina de Ubrique. Gracias a estos camuflajes de la cruel realidad  y a desayunos a cargo de las grandes multinacionales que tienen como objeto seducir a nuestros representantes en Europa, están sucediendo cosas que alteran el ritmo de la naturaleza.

Una de ellas si ha aparecido en la tele la francesa. Se trata de la presencia en aguas de la Bretaña de barcos escoceses dedicados a pescar vieiras. Mientras los franceses están sujetos a todo tipo de normas artesanales, los escoceses arrasan alegremente los fondos marinos, sabiendo que sus vieiras tendrán mercado, o bien como vieiras escocesas o con etiqueta francesa. Para este ultimo carnet de identidad  solo se necesita ofertarlas a bajo precio, el justo para que alguna alma caritativa les regale unos papeles de pesca artesanal.

Entre tanto en Bruselas nuestros legisladores han colado otro gol. A parte de una muy buena información de la Voz de Galicia, la noticia de que ya no se tendrá que especificar en la etiqueta de una lata o de un producto transformado el origen y la zona de captura de la materia prima, esta pasando de puntillas. Dicho de otra manera, los mejillones gallegos, no tendrán porque ser gallegos. La próxima será acabar con las denominaciones de origen o hacerlas tan laxas que bajo ellas pueda caber de todo. De hecho a estos milagros ya estamos acostumbrados los que hemos comido fantásticas anchoas del Cantábrico  en los largos años en los que no se podían pescar anchoas en estas aguas. Es un todo vale que da carnet de identidad al pescado azul, que deja de ser peruano para ser de dónde uno quiera, al tiempo que unos mejillones nacidos en la quinta puñeta, pueden galleguizarse, siempre que el precio de origen de margen para que sea negocio la transformación de su identidad.

No hay que ponerse nerviosos. Así es este mundo que se nos escapa por los pasillos de Europa. Los americanos ya van por la via de poder etiquetar bajo la palabra Château, sus vinos de California, una idea sobre la que planean los reyes chinos de la falsificación. Uno de ellos, aun más rico que el más rico futbolista, está construyéndose una replica del Château Yquem. Ha buscado un recodo cerca de un río para tener la niebla otoñal necesaria. Ha vaciado la tierra para reproducir el mismo suelo del original bordelés.  El edificio esta en fase de construcción y será exacto al milímetro al Château auténtico . Sabiendo como esta el patio, ya me dirán como diferenciaremos el mejillón de las Rías gallegas, del vietnamita. Hasta al jamón se le pintan las pezuñas de negro.

Miquel Sen