ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
COMER BIEN DE MENÚ
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMAQuim y Yuri, de El Quim de la Boqueria y su receta maridada con Priorat Cruor 2015

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Magia interpretativa culinaria para este año [ Ir a EDITORIAL ] [ Volver ]
 

Twitter

Facebook


El astrofísico Stephen Hawking escribió sobre la posibilidad de que tuviéramos una intuición del futuro mediante una parábola: de la misma manera que el remero que ocupa el primer banco de una embarcación puede adivinar lo que va a acontecer antes que el resto de sus compañeros, podría ser que algún humano intuyera el porvenir, antes de que fuera realidad.  Cambiando regatas por lecturas, me he dedicado a investigar lo que nos espera en este muy gastronómico año 2016. Esta son algunas de mis profecías.
No habrá manera de fiarse. Las clasificaciones, los comentarios que se hacen por internet sobre restaurantes y hoteles seguirán en manos del maligno. Pura continuación de los pleitos que han llevado a un fallo memorable: 9500€ de multa para un internauta por escribir de un restaurante como si fuera una pocilga, cuando aún no había abierto. Una sentencia a la francesa que debería tener continuidad a partir de un dato estremecedor, el 55% de las supuestas estimaciones de hoteles y restaurantes son falsas, al extremo de que muchos de los clientes que maldicen, tienen la desfachatez de dar las mismas fechas para estancias en hoteles separados por miles de kilómetros. Un don de ubicuidad que permite a estos discípulos del barquero de Hawking comer y dormir el mismo día en Boston y Madrid. En España  no hay que preocuparse, no tendremos sentencias condenatorias, porque en nuestro país campan a sus anchas delincuentes con delitos infinitamente mayores.
Por suerte en otros ámbitos se detectan aspectos positivos. El consumo de productos bio se dispará, dando un mordisco a la gran alimentación industrial, incluido el segmento infantil. Crece el consumo de potitos de bebé en los que en el bote consta la ausencia de aromas artificiales, azucares y grasas maquilladoras. Si es verdad, podría no serlo, estamos de buenas. Un toque positivo para este año al que hay que añadir un listado de tendencias para 2016 publicado por THe Telegraph. Estaba en el buen camino cuando recomendé el buey gallego de Rio Sil. Buey y vaca gallega son parte de los 15 productos estrella citados por el oráculo Andre Dang. El criterio de edad de las reses, 14 años, forma parte de una valoración que da en el clavo en cuanto a la cantidad de grasa que ha de tener un entrecote. El experto señala que las proteínas de procedencia gallega están a disposición de los londinenses en un selecto grupo de restaurantes y carnicerías, como Lurra, Kitty Fisher o Turner & Gorge.
Otro pronóstico de futuro lleva al pódium de las cocinas los recetarios de Colombia y Venezuela. Demonio, ahora que estábamos memorizando sabores mexicanos, cuando se han hecho viejos en un año los más atrevidos platos nikei, tendremos que lanzarnos a una nueva aventura, si queremos tener voz en el coro gastronómico. Pero, paralelamente, la modernidad nos va llevar a la recuperación de los grandes platos de la cocina burguesa. Lo dicen en Francia, dónde ya mola el boeuf bourguignon y los cannelés se imponen al hasta ahora inevitable macaron de mil sabores.
Entre tanto crecerán las algas, que no llegaran a invadir nuestras ensaladas. La cocina china ocupará parte de la plaza que ha tenido la japonesa, a medida que todo el mundo practique clases de sushi. Se descubrirán despieces del cerdo olvidados en el inconsciente colectivo al tiempo que los mejores productos bio de nuestro país emigrarán a Alemania. Queda un último punto oscuro, saber cuál será el o los mejores cocineros del mundo. Para eso he leído a Jean Claude Ribaut. Asegura que la mejor manera para conocer quiénes están en el  máximo nivel del estrellato es contactar con las altas instancias de Nestlé. Lo demás es navegar en barca. 

 
Miquel Sen

Enero 2016