ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
VINOS Y RESTAURANTES
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMAMasqueta d arròs, la receta de Ca l Eulàlia, y el vino Chivite Las Fincas Rosado. Por Miquel Sen

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

WHISKY SOUR
Por Javier de las Muelas
[ Ir a CRÓNICAS ] [ Volver ]

Javier de las Muelas: Javier de las Muelas está considerado uno de los más prestigiosos cocktailman al nivel mundial. Se inició en el mundo de la coctelería hace 30 años creando sus Gimlets, lugares de referencia en Barcelona, como otros locales míticos de su propiedad, entre ellos Dry Martini, reconocido internacionalmente como uno de los 10 mejores bares del mundo. Creador de una nueva línea de coctelería, es colaborador del diario La Vanguardia. Desde 2002 aloja en su almacén el restaurante clandestino Speakeasy, un reservado que recoge el espíritu de aquellos locales clandestinos que surgieron en las principales ciudades norteamericanas en los tiempos de la ley seca.


A mí me gusta prepararlo con Bourbon y como homenaje a William Faulkner. Nosotros en el Gimlet y Dry Martini oficiamos así: servimos en coctelera 2/3 de Bourbon, 1/3 de zumo de limón, una cucharadita de azúcar, batimos durante unos quince segundos y servimos en copa de sour decorando con una guinda roja.
Tomar whisky sour es asistir a la majestuosidad del Mississippi, es revivir la melancolía de barcos de vapor, casinos flotantes con póquer de tahúres, de atardeceres en mecedoras bajo porches de madera mientras el sol se pierde en campos de algodón.

JAVIER DE LAS MUELAS

WILLIAM FAULKNER

William Faulkner, nace un 25 de septiembre de 1.897 en New Albany, Misissipi (E.E.U.U.), en una época en que las esperanzas de las generaciones se desmoronan. Días teñidos de aviadores, en que viejos fantasmas confederados queman cruces y destilan whiskey de grano; un mundo que se abre paso a dentelladas entre industrias de automóviles, tabaco y algodón.
En 1. 921 ejerce como periodista en New Orleans, donde conoce al narrador Sherwood Anderson de gran importancia en su carrera, gracias a él decide convertirse en escritor, y le ayudará a encontrar a un editor para su primera novela La paga de los soldados (1.926).
Tras la publicación en 1.931 de “”Luz de agosto, Faulkner al igual que Hemingway y Fitzgerald inicia su carrera como escritor de guiones cinematográficos. Después de trabajar para Metro y Fox, por fin le llega el éxito con la Warner para la que escribe 11 guiones, entre los que destaca la maravillosa versión que realiza para Howard Hawks sobre la novela de Raymond Chandler: “El sueño eterno”, protagonizada por Lauren Bacall y Humphrey Bogart. También son obras suyas “Tener o no tener” y “El largo y cálido verano”.
Faulkner puso de moda el whiskey sour en el Hollywood de los cuarenta. En sus novelas siempre hay un  personaje, o varios, que beben apasionadamente whiskey sour en destilerías clandestinas, mientras afuera se abate el calor y la ley seca en anchos campos de algodón de los estados del sur.   
Cuentan que la mañana que Faulkner inició a su amigo Nunnally Johnson, en su secreto, la borrachera les duró tres semanas. Los detectives de la 20th Century-Fox les encontraron en un albergue de parados. Ya sabemos dónde nació la inspiración de Nunnally para escribir el guión de Las uvas de la ira,  impresionante película, dirigida por John Ford y protagonizada por Henry Ford.
Dicen que cuando William Faulkner en 1.949 bajó del avión que le llevó de E.E.U.U. a Estocolmo para recibir el Nóbel, iba más borracho que todos los galardonados  de la historia juntos, sin embargo en un bolsillo de su americana llevaba escrito el más bello discurso jamás pronunciado en una entrega de los nóbeles, donde auspiciaba la reconciliación racial.
Poco antes de su muerte, en 1.962, declina una invitación de los Kennedy a la Casa Blanca: “Ciento cincuenta kilómetros es una distancia demasiado larga para ir a cenar. Díganle a Kennedy que a mi edad, uno es demasiado viejo para viajar tan lejos solamente para cenar con unos extraños”

JAVIER DE LAS MUELAS