ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
VINOS Y RESTAURANTES
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMATORTILLA DE KOKOTXAS DE BACALAO, LA RECETA DE HADDOCK Y EL VINO NOMÉS GARNATXA BLANCA 2018

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Maridaje cronuts y Llopart
Por Víctor Llacuna
[ Ir a CRÓNICAS ] [ Volver ]

Víctor Llacuna: Víctor Llacuna: Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona. Miembro de la sociedad Culinary Historians of Boston. Ha sido colaborador de Catalunya Universitaria, Regió7, Popular 1 y Diari de Tarragona. Es Máster en Educación por la Universidad de Barcelona y Máster en Estudios Hispánicos por Boston College University. Hace trece años que vive en Boston donde ha trabajado como profesor de lengua y literatura. Coleccionista de libros sobre temas relacionados con la gastronomía y las distintas bebidas. Aficionado a asistir a conferencias y eventos sobre temas gastronómicos.


El pastelero Guillem Lleonart y el sumiller Roger Poch presentaron en la pasteleria Lleonart de Sant Celoni (Barcelona) una sesión de maridaje inédita: cronuts con cavas de la bodega Llopart. Ambos ponentes mostraron la versatilidad de la masa de croissant frita en forma de rosquilla y del vino espumoso. El acto, organizado por la empresa de eventos gastronómicos Actitud´s,  contó con dos sesiones el pasado 18 de julio. Están planeando ofrecer más sesiones debido al éxio de ambas convocatorias, en que hubo gente que no pudo conseguir plaza.

La tarde se inició con un relleno de jamón de york, lechuga, tomate y mayonesa. Guillem Lleonart lo presentó como aperitivo, "por su sensación ligera". El cava elegido fue el Llopart Integral, en que la chardonnay se encuentra en lugar de la tradicional macabeo. El mismo cava acompañó el siguiente cronut, de jamón ibérico.  Poch destacó "la buena crianza y acidez que casan perfectamente con ambos tipos de cronut".

Del cronut de sobrasada con miel, Lleonart defendió su adaptabilidad para ser consumido a cualquier hora del día, "es una excelente opción para una cena informal". Lo acompañó el Llopart Rosé de pinot noir, monastrell y garnacha, bien equilibrado, sin exceso de dulcedumbre. En mi opinión, fue la mejor combinación de la noche. La ligereza de este cava corta la grasa de la sobrasada y la frutosidad del espumoso ayuda a que se exprese la miel. "La fruta roja ayuda a esta limpieza de la sensación de grasa y da harmonía al conjunto", explicó Poch.

Seguidamente se presentaron los tres cronuts dulces que han sido los abanderados de Lleonart: de crema pastelera, sin relleno y relleno de chocolate. Los de crema pastelera  y sin relleno fueron acompañados por el Imperial Gran Reserva, que "por crianza y potencia aguanta bien lo dulce". El cronut final fue el de chocolate. Se trata de una crema de chocolate potente, densa, de calidad. Lleonart planteó este cronut como postre. Poch eligió el cava semidulce Néctar Terrenal. Su criterio es que "la suma de dulce y algo más dulce tiene como resultado una sensación de menos dulzor. El cava, menos dulce que el postre, consigue que el conjunto sea de frescura". La noche finalizó con el descorche del cava Leopardi, de larga crianza. El sumiller lo define como "de burbuja persistente y fina, con excelente integración del carbónico, notas aromáticas complejas de manzana al horno, flor de almendro y anís estrellado".

Guillem Lleonart ha estado experimentando con las posibilidades de añadir diferentes sabores a sus cronuts. Cree en el producto y en su versatilidad. Poch entiende la idea del maridaje de cava con cualquier otro alimento como un juego, un estimulo creativo. La unión de estas dos mentes imaginativas propició una velada muy divertida.

Víctor Llacuna

 

Para saber de cronuts podéis leer la anterior crónica de Víctor Llacuna en esta revista