ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
VINOS Y RESTAURANTES
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMAMACARRONES RELLENOS DE CARRILLERAS, LA RECETA DE LA XARXA, Y EL VINO FINCA GARBET DE PERELADA. POR MIQUEL SEN

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

EL GAZPACHO ESPAÑOL CONECTA CON LA SENSIBILIDAD ESTADOUNIDENSE
Por Víctor Llacuna
[ Ir a CRÓNICAS ] [ Volver ]

Víctor Llacuna: Víctor Llacuna: Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona. Miembro de la sociedad Culinary Historians of Boston. Ha sido colaborador de Catalunya Universitaria, Regió7, Popular 1 y Diari de Tarragona. Es Máster en Educación por la Universidad de Barcelona y Máster en Estudios Hispánicos por Boston College University. Hace trece años que vive en Boston donde ha trabajado como profesor de lengua y literatura. Coleccionista de libros sobre temas relacionados con la gastronomía y las distintas bebidas. Aficionado a asistir a conferencias y eventos sobre temas gastronómicos.



Películas y libros como ´Food Inc.´ O ´Forks Over Knives´ (Tenedores sobre cuchillos´´), convertidos en movimientos en favor de la salud y la sostenibilidad, han tenido un gran efecto en la proliferación en Estados Unidos de productos que contienen el sello ´orgánico´, así como un rechazo al producto animal. Ello ha beneficiado la aceptación popular de platos considerados hasta hace poco como exóticos, que ahora forman parte del vocabulario culinario habitual. El gazpacho, que estaba incluido en el menú de degustación de algunos restaurantes norteamericanos con vocación de alta gastronomía, ha pasado a formar parte de algunos menús escolares. Ya nadie se extraña, al menos en la costa este del país, de ver la palabra gazpacho –o gaspacho, como también se escribe aquí. Recuerdo el estupor que me causó hace diez años ver en televisión a la ´celebrity´ Rachel Ray preparando un gazpacho con  jugo de tomate de tetra-brick, e introduciendo verduras. Más adelante encontré en supermercados el kit para hacer gazpacho, consistente en jugo de vegetales y un montoncito de verduras cortadas al lado. El anuncio versaba “just add the veggies to the juice to make a traditional Spanish cold soup” (“tan solo añade las verduras al jugo para hacer una sopa fría tradicional española”). Gracias a programas de televisión como “Spain on the Road Again” con Mario Batalli y Gwyneth Paltrow como mayores reclamos, y “Made in Spain” de José Andrés, la cocina española ha ganado popularidad. José Andrés es un fenómeno de masas, el gran embajador de la cocina española y gran divulgador de las recetas españolas caseras, adaptadas a los ingredientes disponibles en Norteamérica.

La primera receta de gazpacho publicada en Estados Unidos data de 1824. Mary Randolph, mujer conectada con las familias más prestigiosas del país, como la del presidente Thomas Jefferson (el hermano de la señora Randolph estaba casado con la hija del líder de la nación), recogió recetas de países extranjeros, entre ellos España. La receta de ´gaspacho´ se halla en un libro que fue referencia para las mujeres del siglo XIX en Estados Unidos sobre cómo cocinar y cuidar de la casa, ´The Virginia Housewife Or, Methodical Cook´ (´El ama de casa de Virginia o la cocina metódica´). Incluso tuvo una primera re-edición en 1860. El tomate, que llegó de América (aunque desde otra latitud más meridional) a Europa, y que no fue utilizado en la cocina hasta el siglo XVIII, no muchos años después tuvo su presencia en un recetario publicado en Estados Unidos.

La receta de Roberts es la siguiente:

 


 
Poner bizcocho suave o pan tostado en el fondo de un bol hondo. Añadir una capa de rodajas de tomate sin piel, y una capa de rodajas de pepino, y sazonar con pimienta y cebolla picada. Continuar haciendo esto hasta que el bol esté lleno. Estofar algunos tomates bastante blandos, colar el jugo, mezclarlo con un poco de mostaza, aceite y agua, y verterlo por encima de las verduras. Esperar durante dos horas antes de comer.
Tras años de olvido del gazpacho, superado por la paella y las tapas, esta sopa fría ha encontrado un nuevo momento de auge que coincide con un ´boom´ de la gastronomía española, una tendencia hacia la salud y la versatilidad de una receta que permite distintas combinaciones. Estados Unidos es un país sin complejos, no atado a tradiciones culinarias ancestrales, lo cual permite experimentar sin miedo a ser censurado. El gazpacho se puede encontrar como consumo informal de “food truck” (venta a pie de calle desde una camioneta), como plato tradicional en restaurantes españoles, o como exquisitez de ingredientes variopintos en establecimientos de alta gastronomía, siempre conservando la base del tomate y el aceite de oliva: con aguacate y cilantro; con ´creme fraiche´ añadida; con cangrejo, aceitunas picadas y conserva de limón; con lima y tortillas mexicanas crujientes; y un largo etcétera.

Fotos   Víctor Llacuna