ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
VINOS Y RESTAURANTES
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMAMasqueta d arròs, la receta de Ca l Eulàlia, y el vino Chivite Las Fincas Rosado. Por Miquel Sen

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

SINGAPORE SLING
Por Javier de las Muelas
[ Ir a CRÓNICAS ] [ Volver ]

Javier de las Muelas: Javier de las Muelas está considerado uno de los más prestigiosos cocktailman al nivel mundial. Se inició en el mundo de la coctelería hace 30 años creando sus Gimlets, lugares de referencia en Barcelona, como otros locales míticos de su propiedad, entre ellos Dry Martini, reconocido internacionalmente como uno de los 10 mejores bares del mundo. Creador de una nueva línea de coctelería, es colaborador del diario La Vanguardia. Desde 2002 aloja en su almacén el restaurante clandestino Speakeasy, un reservado que recoge el espíritu de aquellos locales clandestinos que surgieron en las principales ciudades norteamericanas en los tiempos de la ley seca.


El hotel Raffles debe su nombre al fundador de Singapur, Thomas Stamfor Raffles, quien estableció en 1819 un campamento del Imperio Británico en el lugar donde hoy se erige una ciudad moderna y futurista, centrada en el turismo, la banca, la navegación y la industria petrolífera y electrónica.
Singapur, ciudad-estado, isla pantanosa de poco más de 600 kilómetros cuadrados, es un lugar donde las mezclas están a la orden del día. Así la población, aunque en su mayor parte de origen chino, tiene también una importante representación malaya, india y europea. Se habla chino mandarín, malayo, tamil, inglés, y en la calle, una curiosa mezcla de todo ello que han dado en llamar singlish. Musulmanes, hindúes, budistas y cristianos no tienen problemas de convivencia. Hay una ley que prohíbe el proselitismo, no se permiten evangelizadores, tampoco se permite cruzar por donde no se debe, ni mascar chicle, todo ello con el poder disuasorio de fuertes multas con las que se penalizan las infracciones.
Sin embargo, lo que un buen visitante nunca dejará de hacer es visitar el hotel Raffles y tomarse un Singapur Sling en el Long Bar situado en la galería exterior del hotel. En este bar se creó uno de los más famosos cocktails que el ingenio del hombre ha creado. 
La conexión con el Reino Unido propició visitas de muchas celebridades, algunas muy bebedoras y que siempre se hospedaron en el Raffles frecuentando sus diversos bares.
El novelista Joseph Conrad autor de “El corazón del Bosque” en la que se basa la memorable Apocalypse Now, se hospedó  en 1.888, al poco de inaugurarse el hotel que contaba entonces con solo diez habitaciones. Le siguieron muchos otros, como Rudyard Kiplin, Nöel Coward, Charles Chaplin, Maurice Chevalier, Jean Harlow, Ava Gardner, Elisabeth Taylor...
Todos ellos tuvieron la oportunidad de deleitarse con el Singapore Sling, cocktail creado poco antes de 1.910 por el barman Ngiam Tong Boon,  servido por vez primera en la barra del Long Bar, y más tarde degustado por multitud de señoras de lujosa y cosmopolita vida cuyas tardes y noches transcurrían en las múltiples celebraciones que acontecían en los salones y jardines del Raffles.
Poco tiempo después, el mismo barman crearía otro combinado muy famoso: el “Cocktail del millón de dólares”.
Actualmente, además del Long Bar situado en la segunda planta donde es tradición tirar al suelo las cáscaras de los cacahuetes que le servirán en un bol, el Hotel Raffles dispone del Bar de los escritores, el café Empire, el Bar&Billiards, el Raffles Courtyard y otros donde tomar un cocktail
Hotel Raffles, historia, glamour, clase. Un referente.

JAVIER DE LAS MUELAS

SINGAPORE SLING


Nosotros en el Dry Martini lo preparamos en coctelera con abundante hielo: servimos 2/5 partes de ginebra Bombay Sapphire, 1/5 de cherry brandy –brandy de cerezas- 1/5 de zumo de lima, 1/5 de zumo de piña, un chorrito de Bénédictine y Grand Marnier amarillo, y tres golpes de angostura y granadina. Batimos y servimos directamente incluso con el mismo hielo en vaso de long drink, le podemos añadir al gusto un poco de soda, decorándolo con una rodaja de naranja, una de limón y una guinda roja.
El resultado es una mezcla frutal, suave y refrescante. Un clásico delicioso convertido en un referente.

JAVIER DE LAS MUELAS