ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
COMER BIEN DE MENÚ
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMATRINXAT DE MAR Y MONTAÑA, LA RECETA DE LA TAVERNA DEL CLÍNIC Y EL VINO CHIVITE COLECCIÓN 125 BLANCO.

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

‘CELEBRITIES’ DE LA COCINA: EL MEDIO CREA AL CHEF
Por Víctor Llacuna
[ Ir a CRÓNICAS ] [ Volver ]

Víctor Llacuna: Víctor Llacuna: Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona. Miembro de la sociedad Culinary Historians of Boston. Ha sido colaborador de Catalunya Universitaria, Regió7, Popular 1 y Diari de Tarragona. Es Máster en Educación por la Universidad de Barcelona y Máster en Estudios Hispánicos por Boston College University. Hace trece años que vive en Boston donde ha trabajado como profesor de lengua y literatura. Coleccionista de libros sobre temas relacionados con la gastronomía y las distintas bebidas. Aficionado a asistir a conferencias y eventos sobre temas gastronómicos.


El vocablo ‘celebrity’ es de uso rutinario en España en las crónicas de sociedad. El término inglés, aunque ya se usaba en Francia en el siglo XIV, dota de ‘glamour’ a la actividad de aparecer en público en eventos sociales, aunque el motive de éstos no estén relacionados con la profesión que los personajes ejercen.  El fenómeno tiende a asimilar toda actividad que esté de moda, como lo viene siendo desde hace años la cocina, o mejor dicho, sus cocineros.
La primera personalidad televisiva de la cocina en Estados Unidos fue Julia Child, la maestra culinaria de las amas de casa norteamericanas, desde su programa “The French Chef”. La serie se inició en 1963 y aún se repiten los episodios con éxito, incluso después del fallecimiento de Child en 2004. Sin embargo, el chef y empresario Wolfgang Puck abrió la autopista de las vinculación entre espectáculo mediático y cocina tras abrir en 1997, en Beverly Hills, su prestigioso restaurante Spago. Gracias a sus conexiones con Hollywood –Puck era el “chef de las estrellas- el cocinero  apareció en cameos en la serie ‘Frasier’ o en la película ‘The Weather Man’, en ambas parodiándose a sí mismo. También ha presentado en diversos canales, y es asiduo vendedor de sus productos en la Teletienda. Puck es propietario de unos cincuenta restaurantes.


Desde hace veinte años, el canal Food Network ha sido una fábrica de ‘celebrity chefs’ en que la habilidad comunicativa, el ajuste a la imagen que se quiere proyectar, está por encima de una trayectoria probada en las cocinas. La propia contratación de sus presentadores es un espectáculo en sí mismo, con concursos que duran semanas para elegir al próximo ‘Iron Chef’ o a la próxima nueva estrella del canal.  Los 113 millones de espectadores de Food Network la convierten en referente culinario. Parte del éxito fue la diversificación de programas, con la incorporación de un target nuevo de espectador: hombres jóvenes. Tal como afirma Kathleen Collins en ‘Watching What We Eat: The Evolution of Television Cooking Shows’, el canal incorporó en los años 90 concursos y viajes por el país visitando restaurantes, presentados por chefs masculinos.  De hecho, los hombres aparecen en hora de máxima audiencia como chefs profesionales, mientras que las mujeres ocupan fundamentalmente la franja diurna, enseñando cómo preparar recetas para la familia o los amigos, en un entorno casero.


Food Network ha sido la gran plataforma para crear imperios económicos. Un ejemplo ilustrativo es Ina Garten. Trabajaba en el área de política nuclear. Adquirió con su marido una tienda de productos gourmet llamada ‘Barefoot Contessa” (Condesa descalza) y empezó a escribir libros de receta con éxito, especialmente cuando fichó por el canal Food Network para presentar dichas recetas en televisión. Desde hace años tiene una línea de productos con su nombre, con salsas y comidas congeladas. Ina Garten realiza giras en teatros.  En la actual, la escritora y productora Julia Turshen entrevista a Garten. El precio para asistir a esta entrevista es de 85 dólares. Presenciar una conferencia en Harvard de Ferran Adriá o de Joan Roca es gratis. Ejemplos similares al de Garten son Paula Deen, quien ahora tiene su propio canal; Rachael Ray, actualmente conductora de un magazine de tarde; o Sandra Lee, quien tiene su línea de productos de jardinería y bricolaje.  Ninguna de ellas tiene un pasado como cocineras profesionales (aunque cierto es que hay otras como Cat Cora o Giada de Laurentis que sí vienen del campo culinario). En cuanto los hombres, Bobby Flay o Emeril Lagasse representan a aquellos que primero triunfaron con sus restaurantes, luego lo hicieron en la televisión y, finalmente, crearon un imperio de restaurantes y líneas de productos. Flay es propietario de veinticinco restaurantes;  Lagasse, de trece. Las caras de las estrellas de programas en que la comida está presente son de lo más habitual en los lineales de los supermercados. Se trata del éxito del entretenimiento por encima de la sustancia. De la diversión por encima de la educación. Los chefs más prestigiosos, como Eric Rippert de Le Bernardin o David Chang del Momofuku (ambos en Nueva York),  cuidan su imagen apareciendo en el canal público, que siempre confiere un toque de calidad. También está en el canal público el programa ‘America’s Test Kitchen’, que aconseja cómo cocinar mejor mediante el análisis de utensilios o la experimentación para conseguir los mejores resultados para cada receta. Eso sí, ver a su presentador Christopher Kimball presentando en un teatro cuesta 35 dólares. Asistir a una presentación del editor jefe del grupo, Jack Bishop, es gratis. Adivinen quién tiene más público.

Víctor Llacuna