ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
COMER BIEN DE MENÚ
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMATRINXAT DE MAR Y MONTAÑA, LA RECETA DE LA TAVERNA DEL CLÍNIC Y EL VINO CHIVITE COLECCIÓN 125 BLANCO.

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

EL PAVO RELLENO DE MARILYN MONROE (Hemeroteca)
Por Antonio Vergara
[ Ir a CRÓNICAS ] [ Volver ]

Antonio Vergara: Nacido en Valencia, lleva más de tres décadas ejerciendo la labor de periodista gastronómico, con una mirada a lo Far West. El cine y el jazz son también su telón de fondo. Sus inicios fueron en la Cartelera Turia, en 1972 y desde entonces no ha dejado de colaborar en distintas publicaciones, como La Cartelera. Publica los sábados una sección gastronómica semanal ('Menús variados') en el diario 'Las Provincias' de Valencia y los domingos una columna de opinión ('¡Salve y usted lo pase bien!) en este mismo diario". Su primer libro fue Comer en el País Valencia. Le siguieron la Guía Seat Panda, Comer en Carretera, De tapas por Valencia, La España dulce y Protagonistas de Nuestra gastronomía, editado por Editorial Prensa Valenciana S.A. Es director del Anuario de la Cocina de la Comunitat Valenciana. Detenta el Premio del Festival Cinegourland (Cine y Gastronomía),concedido por su dilatada dedicación a la gastronomía y a la crítica cinematográfica.


EL PAVO RELLENO DE MARILYN MONROE

En el libro “Billy & Joe (1988), Billy Wilder habla de Marilyn Monroe: “Yo no tuve problemas con Monroe; era Monroe quien tenía problemas con Monroe”.
Y proseguía: “Realmente necesitaba al mejor psicoanalista, o incluso a todo un equipo de psicoanalistas para desenmarañar todo lo que tenía en la cabeza. No es que fuera mala, sino que simplemente no era consciente de que trescientas personas la esperaban durante horas para continuar el rodaje”.
El 5 de agosto se cumplió el 53 aniversario de su muerte. Una bodega de Napa Valley (California) puso a la venta varias añadas conmemorativas, de la variedad Merlot, cosechas 1992, 93, 94, 95, 96, 97, 98, 2000 y 2001. En las etiquetas, Marilyn Monroe, sensual y sugestiva, redondita y aparentemente bien nutrida. Un ama de cría de Los Ángeles.
Ha habido muchos homenajes en su memoria. Uno de los aspectos menos conocidos de la estrella es su dieta. ¿Qué comía? ¿Y qué comía en algunas de sus películas? En la vida real, después de ducharse –se supone- leche tibia y un batido de huevos crudos. De aquí que a sus nalgas no les faltara ningún relleno ni prótesis. No almorzaba a mediodía, salvo algún perrito caliente (a su alrededor había centenares) y cenaba cordero o hígado de ternera.
Ella mismo cocinaba, por así decirlo. Véase su receta de pavo relleno del 4 de julio. Contenía un montón de ingredientes, a cada cual más plúmbeo: hígado, corazón, queso rallado, masa de pan, huevos duros, frutos secos (pasas, avellanas), especias y algún aditamento más. Sus potajes causaban pavor en Hollywood. Le gustaban mucho los helados de crema, chocolate caliente y frutos secos. Y las alcachofas.
Monroe le atribuía siete propiedades a las sopas. Andy Warhol le preparaba varias en su casa: sopa de perdices con caviar a la Marilyn o sopa de tomates con higos. El remedio era peor que la enfermedad. La sopa warholiana de tomates con higos incluía leche, agua, una lata de sopa de tomate Campbell’s, puré de patatas de sobre, huevo duro picado y trozos de higo. Un horror.
Después de todo, es mucho más gastronómico ver a Monroe comiendo chips (patatas
fritas) con champagne en “La tentación vive arriba”.

Antonio Vergara


 


La foto corresponde a la película La tentación vive arriba de Billy Wilder