ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
REST. BIO/ORGANIC
COMER BIEN DE MENÚ
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA










EL TEMACaldeirada de congrio, la receta de A Casa do Peixe y el vino Colección 125 de Chivite

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Casquería y algas
Por Antonio Vergara
[ Ir a CRÓNICAS ] [ Volver ]

Antonio Vergara: Nacido en Valencia, lleva más de tres décadas ejerciendo la labor de periodista gastronómico, con una mirada a lo Far West. El cine y el jazz son también su telón de fondo. Sus inicios fueron en la Cartelera Turia, en 1972 y desde entonces no ha dejado de colaborar en distintas publicaciones, como La Cartelera. Publica los sábados una sección gastronómica semanal ('Menús variados') en el diario 'Las Provincias' de Valencia y los domingos una columna de opinión ('¡Salve y usted lo pase bien!) en este mismo diario". Su primer libro fue Comer en el País Valencia. Le siguieron la Guía Seat Panda, Comer en Carretera, De tapas por Valencia, La España dulce y Protagonistas de Nuestra gastronomía, editado por Editorial Prensa Valenciana S.A. Es director del Anuario de la Cocina de la Comunitat Valenciana. Detenta el Premio del Festival Cinegourland (Cine y Gastronomía),concedido por su dilatada dedicación a la gastronomía y a la crítica cinematográfica.


La historia de la gastronomía jamás ha estado exenta de modas y caprichos.

Se descubre la pólvora (es decir, las algas, la casquería o las espardenyes, verbigracia) después de que el inglés Roger Bacon formulara los componentes de la pólvora en el siglo XII, y eso que los chinos la utilizaban ya, al parecer, en el IX.
Tales hallazgos o modas han obedecido siempre a diversos factores. La curiosidad del ser humano, el intercambio comercial y viajero, y el legítimo afán de rentabilizar el negocio.
Un ejemplo clásico es la casquería. Desde la Antigüedad, un conjunto de las vísceras de los animales. Solución barata para alimentarse los económicamente débiles, parafraseando a los tecnócratas del franquismo y una película de Pedro Lazaga de 1960.
En un momento dado, a finales de los años setenta y principios de los ochenta del siglo XX, algunos de los chefs más egregios de la Nouvelle Cuisine (Guérard, Troisgros o Chapel) entronizaron la popular casquería en la “haute cuisine”.
Foto de Vikidia.org.
Sin dejar de reconocer que la refinaron con sus recetas, no lo es menos que su bajo coste de compra incrementaba la rentabilidad de sus restaurantes. La cobraban casi a los precios de otras partes más nobles de los animales comestibles. De aquellos tiempos procede la implantación comercial masiva de las mollejas o “ris de veau”, en francés. Las primeras las comí (1983) en Toulouse, en Chez Vanel (2 estrellas Michelin), cuyo chef, Lucien Vanel, falleció en 2010, a los 81 años. Al principio me pareció que eran testículos de vacuno macho.
Foto de ladepeche.fr.
Las algas, hoy en la “haute cuisine”, eran el recurso inevitable del menú de todo náufrago pretérito. Casi siempre ingeridas en crudo, masticadas, chupadas o aborbiendo sus jugos, para apropiarse de sus elementos nutritivos, numerosos.
En un par de novelas de Julio Verne, “Veinte mil leguas de viaje submarino” (1869) y “El Chancellor” (1874), los personajes comen algas, en un momento u otro. “El Chancellor”: “Aquellas algas pertenecían a la familia de las Fucáceas y eran una especie de sargazos que, secos, producían una materia gelatinosa bastante rica en elementos nutrientes”.
“Veinte mil leguas de viaje submarino”: “Hice honor a la comida que tenía ante mí, compuesta de diversos pescados y de rodajas de holoturias, excelentes zoófitos, con una guarnición de algas muy aperitivas, tales como la Porphyria lacmiata”. Sin embargo no se les ocurrió guisar el pulpo gigante, “a feira”, por falta de pimentón.
Obsérvese que Nemo, el capitán del sumergible, obsequia a sus forzosos huéspedes con “rodajas de holoturias”, a saber, cohombro de mar (un equinodermo), las actualmente mitificadas espardenyes.
En otra novela de Verne, “La esfinge de los hielos” (1897), el capitán Len Guy diserta al respecto: “Semeja una especie de gusano, de oruga, sin caparazón ni patas, únicamente provisto de anillos elásticos”. Es una descripción casi perfecta de la espardenya /cohombro de mar.
Pero no vayamos a exagerar, a pesar de que las algas sean antioxidantes, muy ricas en yodo, bajas en calorías, atiborradas de minerales, vitaminas, calcio y demás.
La ingesta repetida de esta medicina del mar, aburre y fatiga, porque su sabor es monotemático. Un atracón marino, de yodo y humedad. Su sabor es casi neutro.
Antonio Vergara