ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
VINOS Y RESTAURANTES
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMAMACARRONES RELLENOS DE CARRILLERAS, LA RECETA DE LA XARXA, Y EL VINO FINCA GARBET DE PERELADA. POR MIQUEL SEN

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

LOCOS AÑOS VEINTE
Por Javier de las Muelas
[ Ir a CRÓNICAS ] [ Volver ]

Javier de las Muelas: Javier de las Muelas está considerado uno de los más prestigiosos cocktailman al nivel mundial. Se inició en el mundo de la coctelería hace 30 años creando sus Gimlets, lugares de referencia en Barcelona, como otros locales míticos de su propiedad, entre ellos Dry Martini, reconocido internacionalmente como uno de los 10 mejores bares del mundo. Creador de una nueva línea de coctelería, es colaborador del diario La Vanguardia. Desde 2002 aloja en su almacén el restaurante clandestino Speakeasy, un reservado que recoge el espíritu de aquellos locales clandestinos que surgieron en las principales ciudades norteamericanas en los tiempos de la ley seca.


Sea como sea, el caso es que el cocktail aparece como palabra escrita por primera vez en Estados Unidos, a mediados del siglo XIX, y la verdad es que siempre ha estado muy vinculado a la cultura norteamericana, tan rechazada en nuestra casa, pero que alguna cosa buena (más de una) tenía que tener.
En Europa, desde siempre se conocían las pócimas y mezclas con finalidades medicinales o vigorizantes, e incluso con algunas nos tendríamos que remontar a la Antigüedad Clásica ,pensemos tan sólo en el vino hipocrático, de portentosas cualidades saludables y del cual, desgraciadamente, hemos perdido la receta. Pero mezclar alcoholes por gusto y por diversión  es una cosa americana, que tenía relación con un nuevo concepto del beber, alejado de la copa tranquila y solitaria junto a la chimenea familiar.
El cocktail y el bar a la americana empezaron a caminar juntos y a finales de la primera guerra mundial ya eran un hecho que conquistaba el mundo elegante. El Harry’s Bar de París, por ejemplo, pronto fue el árbitro de los nuevos bares europeos, que imitaban los bares de los hoteles internacionales americanos. La Ley Seca en los Estados Unidos, que obligaba a beber disfrazada la innoble ginebra clandestina elaborada en bañeras de porcelana y el no menos detestable whisky de maíz de los chicos del sindicato del crimen, hizo que el cocktail se popularizara entre lo que podríamos decir  “las masas de bebedores”. Esos destilados de infame recuerdo que precisaban disimularse con licores y zumos hicieron mucho por el arte de las mezclas.
Los años veinte, fueron los años de oro de la coctelería, y entre el desenfreno de los ricos del periodo de entreguerras y las ganas de olvidar las penas de los pobres después de la Depresión del 29, el cocktail se impuso como una forma de beber más elegante y atrevida que repetir siempre la misma copa de la misma botella de la misma marca.
Hoy los cocktails, los martinis, están más de moda que nunca en todo el mundo, es lo más como tendencia, la aportación de lo femenino ha tenido mucho que ver en ello.  Y el saber beber es un signo de haber llegado.
Eso sí, no olvidemos que el cocktail tiene, es cierto, un lado peligroso. Por eso, cuando el famoso director de cine John Huston dejó de beber cocktails y se dedicaba sólo a botella o botella y media diaria de bourbon, dice la leyenda que su padre - que también sabía algo de cine y de beber - lo felicitó alegrándose de que su hijo hubiera dejado al fin la bebida. Parece que la única forma de beber, para algunos, es el cocktail.
Estoy de acuerdo en que es la más prodigiosa.

JAVIER DE LAS MUELAS

 NOCHE JEREZANA

Noche Jerezana forma parte del proyecto The Mahou San Miguel Beer Cocktails que creamos y es un cóctel que nos acompaña muy bien en estas fechas

• 4cl de Pedro Ximénez 30 años
• 15cl de Mahou Negra
• un par golpes de bitter Peychaud
• perfume de pimientas y nuez moscada
• 2 pieles de naranja

En una coctelera “Boston” servimos el bitter Peychaud, las pieles de naranja y el Pedro Ximénez. Batimos con suavidad durante 10 segundos y lo servimos en una copa abierta. Añadimos Mahou Negra, lo mezclamos con extrema suavidad ayudados de una cucharilla y perfumamos el cocktail con pimienta rosa, pimienta de Jamaica y nuez moscada molidas.

Cremoso, maduro y seductor. Aromas de azahar, de soleras para jornadas festivas