ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
VINOS Y RESTAURANTES
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMARabo de buey con cigalas: la receta de Can Pineda y el vino Finca Garbet de Perelada

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Restaurante recomendado

Cadaqués. La cocina más marinera del grupo Sagardi

Reina Cristina, 6 · Barcelona · Telf. (+34) 93 268 70 33

Alba Granados Restaurante Barcelona [ Ir a RESTAURANTES ] [ Volver ]
 

Twitter

Facebook


Este restaurante tiene uno de los emplazamientos más agradables del Ensanche de la ciudad de Barcelona. Una terraza abierta a partir de la primavera, situada en una calle prácticamente peatonal, un salón de amplias dimensiones, más un piso superior dedicado a los fumadores, justifican mi afirmación, que se potencia si se ocupan las mesas del balcón, un mirador sobre la calle Enric Granados. En este ambiente en el que el vino, la botelleria, las cajas de madera de cosechas excelsas que recubren parte de los muros,  nos recuerdan el establecimiento madre, la Bodega Alba,  leeremos una carta obra de la cocinera Carlota Claver, en la que se equilibran platos característicos de la cocina popular con otros puestos al día a partir de contrapuntos de sabores.

Tras un aperitivo muy de temporada, una mini copa de vichyssoise, servida a una temperatura perfecta, uno de los entrantes casi obligados son las anchoas, puntualizadas por una reducción de módena, más el aporte  salado de su espina frita, una solución culinaria ampurdanesa. La sal conseguida a base de las espinas secas de anchoas ha sido un agradable recurso gastronomico que se mantiene en esta casa.

Los huevos, en tres versiones,  estrellados, con jamón de Guijuelo o con foie fresco y mantequilla de trufa, se han convertido en platos clásicos de esta bodega, junto con los notables cortes de carne de buey. En este reencuentro con Alba Granados, tras la coca de pan con tomate, buen pan y muy buen tomate, que hace de este entrante un plato agradable, no un recurso fácil hacia el típico pan con tomate a la catalana,  he probado las anchoas mencionadas, para proseguir con otro clásico, las verduras de temporada, una letanía de la huerta, preparadas a la parrilla de brasas y acompañadas de salsa romesco, un romesco muy suave, muy adecuado al Ensanche barcelonés, que a mi me hubiera gustado mas contrastado, más de payes. Le faltaba un punto de rusticidad que da el ajo escalibado, el aceite abundante y el siempre feroz vinagre. Aun así, es un plato muy de estación, dada la variación de las verduras. Como la inmensa mayoría de las ofertas de la carta, se puede pedir en media ración, lo que repercute muy positivamente en la nota.

Cruzando este punto del banquete el maître Lluis Cortina, uno de los grandes profesionales de sala de esta ciudad, un caballero formado en la disciplina del restaurante Reno, cuando era propiedad de la familia Juliá, ha cambiado el servicio del vino, pasando del cava Brut Vintage de Freixenet a un tinto del Montsant que recomiendo, antes de que lo descubran los americanos y se dispare de precio: el Acústic. Hay quedarse prisa, porque el señor Parker le ha concedido 94 puntos. Atención pues a este coupage de garnatxa y samsó, de viñas viejas, del que son responsables los hermanos Jané Ventura. Dos enólogos que juegan limpio, sin practicar recursos de maquillaje tecnológico.

El plato siguiente ha consistido en un timbal de sardinas ahumadas y manzana, una conjunción de sabores ya conocida, clásica, siempre de actualidad. La manzana natural, cortada finísima, da jugosidad a la sardina, en la que el ahumado no descabalga otros aromas. Entre los segundos platos la elección siempre resulta difícil, por la calidad del pescado, en especial la merluza al estilo Santurtzi, o el rape con langostinos y romesco. Como la parrilla de carne es una institución, he dejado los pescados para otra visita y me he centrado en los cortes de buey, de raza frisona, de más de seis años de edad. En Alba Granados mantienen los cortes  en cámaras a temperatura y humedad controlada para que la carne madure, como tiene que ser, entre 21 y 25 días. Me he decidido por la formula media ración de filete trabajado con mantequilla de trufa y guarnición de  terrina de patatas y beicon. Muy buen filete, adecuado al tinto Acústic. La porción de terrina esta lograda en cuanto a jugosidad, y la mantequilla de trufa de primavera le da el característico toque olfativo penetrante.
 
Al margen del carro de postres que podemos visualizar frente a los amplios ventanales que cierran la cocina, como postre he optado por un notable tocinillo de cielo con helado de leche merengada, dotado de una decoración casi modernista, muy del Ensanche modernista. Dado que la botelleria de Alba Granados es de primera, resulta fácil caer en la tentación de un armagnac  millésimé Dartigalongue.

Miquel Sen

Mayo 2010

Calle Enric Granados 34
Tel; 93 454 61 16

Día de cierre: domingo noche

Precio Aprox: a partir de 45 euros

www.albagranados.com