ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
VINOS Y RESTAURANTES
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMARabo de buey con cigalas: la receta de Can Pineda y el vino Finca Garbet de Perelada

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Restaurante recomendado

Cadaqués. La cocina más marinera del grupo Sagardi

Reina Cristina, 6 · Barcelona · Telf. (+34) 93 268 70 33

Calop Restaurante Molins de Rei Centre [ Ir a RESTAURANTES ] [ Volver ]
 

Twitter

Facebook


Psg Terraplè 35 · Molins de Rei Centre · Telf. 93 680 57 83
Adaptado para minusválidos

 

En el cinturón de poblaciones que rodean Barcelona, situadas a 10 kilómetros de la Plaza de Catalunya, se encuentran una serie de restaurantes de interés gastronomico. La Follia, de Jo Baixas, en Sant Just, 

La LLuerna, de Víctor Quintillà en Santa Coloma y Calop Molins de Rei  son referencias de buena cocina con el atractivo añadido de unos precios muy ajustados. La distancia con el Ensanche de oro permite una repercusión menor en la factura global. Otra de las ventajas que encontrará el viajero hasta este kilometro 12 es la posibilidad de tomar un vermut en un casino noucentiste, El Foment, en el que se han filmado diferentes películas. Esta situado estratégicamente frente a Calop y encontraran su descripción, en esta misma pagina en el apartado Lugares Concretos.

Calop es un establecimiento cuidado, de decoración minimalista, con un salón privado dónde el chef  Ruben Guilera trabaja una carta equilibrada en la que se aprecia su experiencia previa con dos chefs jóvenes, detentores de estrella Michelin, Xavier Franco, de Saüc y Jordi Herrera, de Manairó. Al margen de utilizar técnicas y concepciones culinarias de estos dos cocineros, el trabajo cuidado de las guarniciones, como el puré de zanahoria, patata y chalotas del cordero glaseado o el celery de los pies de cerdo, son muestra de esta tendencia.  En mi primer contacto con Calop he dejado el menú de degustación  para otra ocasión, y me he decidido por la carta. Dos aperitivos de entrada, el primero una bola liquida de jamón y melón, una pirueta sobre un entrante clásico, en el que se detecta la concepción culinaria de Herrera. No es una esferificación en el sentido de Adrià, si no un chop, a la manera del chef de Manairó. El segundo, una sabrosa butifarra negra a la plancha sobre puré de garbanzos. A estas alturas, la somelier Neus Sábat ya me había mostrado la carta de vinos, escueta pero muy bien elegida, de la que escogí un Guitan 07 de la D.O Valdeorras. Como primer plato he pedido el tartar de salmón con vinagreta de nuez de macadamia, un tartar clásico, una amplia ración, con el contrapunto agradable de la vinagreta. Paralelamente mi acompañante tomaba los dados de bacalao con confitura de tomate, en los que se busca un contraste entre dulce y salado. Como he podido compartir una ración, vuelvo a mi discurso de otras páginas: el bacalao esta acompañado por una salsa de tomate de intenso sabor, en el que predomina el dulce y los toques vainillados, mientras que el contrapunto al dulce lo da la sal de escamas. Ya seria hora de que el bacalao se planteara con distintos puntos de sal, porque no es lo mismo la integrada que la añadida.

El segundo plato, una media ración, una posibilidad que refleja la carta, de “cansalada” vieira, butifarra blanca y setas, un mar y montaña en la que el tocino es resultado de una cuidada cocción. Es una receta bien concebida, apetitosa. Un cambio de vino, hacia un tinto de Remírez de Ganuza, propició el disfrute de un plato logrado, el arroz de cordero y foie. Un arroz preparado al momento, a base de un caldo muy reducido, que llena de sabores la gramínea. Parece un plato muy consistente, pero resulta ligero. Tanto es así que compartí una última sugerencia de la carta, un tierno cochinillo al horno, de piel crujiente, ideal con el vino tinto. En el apartado postres, con un tentador coulant de chocolate acompañado de un helado de kikos, que hay que pedir con antelación, opté por el más ligero, la sopa de frutas con maria luisa. Por recomendación del chef compartí el cuajado de naranja y vainilla con helado de horchata, un autentico homenaje al producto valenciano, bien concebido, a pesar de la dificultad que implica trabajar un sabores tan sutiles. .Mediante un armagnac Dartigalongue cerré el banquete en un restaurante dirigido por un joven  chef emprendedor.

Psg Terraplè 35

Tel: 93 680 57 83

Molins de Rei centre

Menú degustación: 35 euros sin vino

Menú noche: 25 euros sin vino

Salón fumadores

www.restaurantcalop-com