ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
VINOS Y RESTAURANTES
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMAMACARRONES RELLENOS DE CARRILLERAS, LA RECETA DE LA XARXA, Y EL VINO FINCA GARBET DE PERELADA. POR MIQUEL SEN

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Restaurante recomendado

Hotel Restaurante Calixtó: en busca del caballo del Pirineo.

El Serrat s/n · Molló Girona

La Clara Restaurante Barcelona [ Ir a RESTAURANTES ] [ Volver ]
 

Twitter

Facebook


Gran Via de les Corts Catalanes 442 · Barcelona · Telf. 93 289 34 60

Ahora se ha puesto de moda trasladar el discurso político al mundo gastronomico. Es un error infantil que hace de los aficionados a la cocina clásica seres retrógrados y de los que gustan de la cocina llamada moderna auténticos revolucionarios. Nada de eso es cierto. La cocina puede ser buena o mala, tanto en un campo como en otro. Un fricando puede ser desastroso al mismo tiempo que una infusión de algas quizás nos destruya  el paladar, o todo lo contrario.  Al crítico gastronomico solo le corresponde sugerir  en que establecimientos se come bien, dentro de los muchos estilos de cocina actuales.
La Clara es una referencia importante cuando nos apetecen los platos clásicos dentro de un recetario que es difícil de encontrar en los restaurantes barceloneses. No se trata de la gran cocina burguesa, si no de aquella que siempre se ha asociado a la popular, la de las esqueixadas y los platillos de hígado de cabrito encebollados. La tradición centenaria de este establecimiento queda de manifiesto  tanto en su carta, como en el espacio que se ha recuperado en el primer nivel del restaurante, dentro de una estética muy actual. En el se dan de comer esmorzars de forquilla mientras que en la planta inferior nos envuelve la tradición recuperada a partir de las bóvedas catalanas y de los muros de piedra. La relación entre los dos niveles y sus dos ofertas se establece físicamente mediante una escalera de diseño que deja a la vista una gran cocina vidriada. En este piso superior disponemos de una barra con una botelleria importante, más una serie de mesas en las que, prácticamente a todas horas, podemos pedir platos de cuchara, siempre económicos y bien elaborados. En anteriores reseñas ya he recomendado las albóndigas de sepia con setas, los pies de cerdo con sanfaina o los ligeros buñuelos de bacalao, tan de bar de tapas del Ensanche. En uno y otro ambiente podemos disponer de una oferta de vinos muy amplia. En el capitulo vinos catalanes figuran desde un Costers del Gravet, de Cooperativa de Capçanes, un Montsant muy interesante, a vinos de finca de Jean Leon, como el Zemis.
En todas mis visitas a La Clara pido un pan con tomate con anchoas como aperitivo. El pan de esta casa es de leña y esta elaborado con levaduras naturales, lo que predispone nuestro apetito hacia platos sencillos, como la esqueixada, en la que el bacalao tiene su punto de sal, o hacia las ensaladas entre las que la de ventresca de bonito con cebollita tierna tiene la personalidad que da el buen producto. Al margen de los canelones de la casa, que son un clásico, o las costillitas de cabrito, minis, en esta visita, previa a la temporada de caza,  tenía especial interés en probar dos productos que no acostubram a figurar, incluso dentro de las cartas típicas de la cocina de fonda, al margen de los que prepara Carles Gaig: riñones y sesos. La cocina de vísceras sigue espantando a dos generaciones de comensales. Así pues he dejado para otra ocasión los callos con garbazos, que han pasado de plato olvidado a plato habitual de la cocina antigua-recuperada, para probar los sencillos riñones a la plancha con ajo y perejil y unos sesos, perfectamente rebozados y fritos, todo textura, sin pizca de aceite, de sabor delicado, finísimo. Los he acompañado con un vino de finca, el cabernet sauvignon Jean Leon 2002, de notable perfección. Luego han sido los postres compartidos, el tortell de cabell d’angel, que me era tan necesario como los sesos a la romana y un flan de coco caramelizado, sabroso. Todos los dulces se pueden acompañar con los vinos adecuados, desde Tokay, Porto y Moscateles mediterráneos, a los espléndidos y tan pocos mencionados Madeira.

Miquel Sen   Octubre 2009

Gran Via de les Corts Catalanes 442
Tel: 93 289 34 60
Día de cierre: domingo noche
Zona para fumadores
Precio aprox: 45 euros

web:

www.laclararestaurant.com