ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
VINOS Y RESTAURANTES
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMAMACARRONES RELLENOS DE CARRILLERAS, LA RECETA DE LA XARXA, Y EL VINO FINCA GARBET DE PERELADA. POR MIQUEL SEN

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Restaurante recomendado

Hotel Restaurante Calixtó: en busca del caballo del Pirineo.

El Serrat s/n · Molló Girona

La Mar Salada Restaurante Barcelona [ Ir a RESTAURANTES ] [ Volver ]
 

Twitter

Facebook


Passeig Joan de Borbó 59 · Barcelona- La Barceloneta · Telf. 93 221 21 27
Adaptado para minusválidos

 

Entre el restaurante Can Ros, un establecimiento centenario de la Barceloneta y La mar Salada existe el sutil  hilo conductor de cinco generaciones de restauradores, la última representada por Marta Cid. Junto con Albert Enrich, un repostero formado en el taller de Oriol Balaguer y Marc Singla, un chef formado en el Bulli, autor de la tantas veces citada tortilla de patatas deconstruida y que fue chef del restaurante Talaia, forman un equipo que quiere recuperar la buena tradición culinaria del Paseo Joan de Borbó. Para ello cuentan con todo un pasado culinario  que debe recuperarse, más una nueva concepción de la cocina y de los postres, compatibles con la realidad social de la Barceloneta, una península que atrae cientos de comensales, amantes de las terrazas abiertas al muelle.


 El resultado es un establecimiento amplio, con tres áreas muy determinadas de servicio, incluido un comedor en el primer piso, en el que se dan llenos absolutos, tanto los días de fiesta como entre semana, cuando rige un menú en variación semanal de 12 euros todo incluido, a base de platos del orden de ensalada de patatas confitadas y langostinos, albóndigas con sepia, más los postres delicados de Enrich. En la web de La Mar Salada se puede consultar este menú fuera de lo común: http://www.lamarsalada.cat/


Si elegimos comer a la carta el discurso gustativo se orienta hacia platos interesantes, como los berberechos con jengibre, al punto, con las especias aromáticas sutilmente  matizadas. Con esta primera cazuela probé el cava ecológico de la casa, un Vall Dolina, equilibrado, con un pase en boca muy agradable.  Como vino blanco tranquilo pedí un albariño de mi gusto, el Abadía San Campio, de la Bodega Terra Gaudas con el que acompañé los buñuelos de bogavante, muy buenos, nada pretenciosos, un entrante que aconsejo y pienso repetir, dado que los encuentro dentro de la línea de cocina concreta y sabrosa que puede entroncarse en la tradición culinaria de este barrio portuario. Mientras disfrutaba con la coca de pan con tomate me sirvieron unos boquerones marinados, contrastado por un punto de coulis de gers. Una formula lograda, que sugiere lanzarse sobre otros tratamientos de pescado azul, en los que seguro aparece el buen gusto creativo de Marc Singla.


El capitulo arroces, junto con fideuás y suquets, forma parte del paisaje culinario de este puerto y, por supuesto, de La Mar Salada.  Me incliné por un arroz negro que, desde mi punto de vista, tenía un exceso graso en el tratamiento de la gramínea y un punto de sal elevado. No es lo mismo cocinar arroces para treinta que para trescientos, a menos de que se disponga de unos cocineros capaces de saber cuando el fumet está demasiado concentrado. Los langostinos y las almejas cocinados aparte y servidos sobre el arroz eran muy buenos. Quizás me equivoqué al no pedir el arroz de montaña, de conejo y caracoles, elaborado con caldo de gallina, una  especialidad que cocina personalmente Mar Singla y que tiene el atractivo añadido de ser una pirueta gustativa distinta entre los numerosos restaurantes dedicados a los arroces marineros.


Como  último plato probé los sabrosos pies de cerdos rellenos de gambas,  de textura muy agradable. Los postres son una parte importante en la carta de La Mar Salada, una ruptura con los que se sirven en los alrededores. La sacher de Albert Enrich es de gran repostero. Entré en contacto con el gravando unos programas de televisión en el taller de Oriol Balaguer, dónde pude apreciar su conocimiento del complejo mundo de la pastelería y su trabajo actual es una confirmación de su saber. El servicio del vino es  eficiente. Está en manos de Marta Cid, una persona enamorada de esta profesión que está cursando sus estudios de somelier. Acabó sirviéndome en la terraza un esplendido armagnac Dartigalongue 1990.

Miquel Sen Noviembre 2009

Passeig Joan de Borbó 59
Tel: 93 221 21 27
Día de cierre: martes

Horarios:
De lunes a viernes
De 12:30 a 16:30 i de 20:00 a 23:30

Sábado, domingo i festivos
Horario  ininterrumpido: de 12:30 a 23:30

Menú de mediodía: 12 euros

A la carta: a partir de 35 euros

http://www.lamarsalada.cat/
.