ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
VINOS Y RESTAURANTES
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMARabo de buey con cigalas: la receta de Can Pineda y el vino Finca Garbet de Perelada

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Restaurante recomendado

Cadaqués. La cocina más marinera del grupo Sagardi

Reina Cristina, 6 · Barcelona · Telf. (+34) 93 268 70 33

Agut Restaurante Barcelona [ Ir a RESTAURANTES ] [ Volver ]
 

Twitter

Facebook


La moda que lleva en Barcelona a recuperar espacios clásicos, como el Velódromo, resitúa establecimientos que han sabido sobrevivir a la presión turística, que todo lo llena de apartamentos y ruido de ruedas de maletas sobre la acera. En el barrio de Ciutat Vella, entre la Catedral y Santa Maria del Mar, donde los establecimientos centenarios son cada vez más escasos, aun nos podemos dar el placer de probar las tapas de la Bodega La Plata, mirar las primeras ediciones de Frederic Soler Pitarra, en el restaurante Pitarra o bien ocupar mesa en Agut, un cuidado establecimiento que abrió sus puertas en 1924.

Este local se mantiene con una fidelidad total a sus orígenes de casa de menjars de la ciudad Condal. Un ambiente muy de principios del siglo XX, del que conserva una larga serie de notables cuadros de los amigos de la casa, da carácter a Agut, el de la larga y clásica carta de precios ajustadísimos.

En ella no aparecen platos novedosos, ni relecturas del recetario, si no que plantea las recetas básicas de la cocina de fonda, el pollo de corral con setas, los pies de cerdo con salsa de chocolate, el rape all cremat  más algunas versiones difíciles de encontrar, en la restauración catalana, como las ancas de rana o la anguila ahumada del Delta del Ebro, esta ultima servida sobre una coca cubierta con tomate finamente picado. Un plato interesante, que ganaría de nivel si la coca fuera más crujiente. Previamente a este entrante, sirven un aperitivo consistente en unas finas laminas de pan tostado sobre las que podemos extender una olivada de aceitunas negras. La idea y la cantidad de este aperitivo es muy correcta, pero la olivada resulta algo insípida, falta de un aceite de oliva extra virgen que la ligue. 

Dentro de los capítulos de entrantes a compartir me he quedado con ganas de probar una gambas rebozadas al ajillo, o unos garbanzos salteados con bacalao, que son un plato tradicional del barrio de Ribera. Tras la anguila he pedido la amplia ración de sesos rebozados, más una completa guarnición de ensaladas. Los sesos estaban en su punto justo de fritura, con un rebozado preciso. La variación de las ensaladas, unida a la extensión de la ración de sesos, da la imagen de los platos de antaño.  Al margen de los vino que sirven a copas, económicos y bien elegidos, como el Gazur que elabora en Ribera de Duero Telmo Rodriguez o el chardonnay Clos dels Fossils, un Penedès de la bodega LLopart, que recomiendo,  he pedido un equilibrado  Gravet 2007 del celler de Capçanes, sabiendo que el plato siguiente seria uno preparado a las brasas de carbón. En otra ocasión serán los pies de cerdo rellenos de dos butifarras, negra y de perol, pero el aroma de brasas ha marcado mi elección de un entrecote fileteado. Buena carne, buen punto de cocción, pero aburrida guarnición de alcachofas o berenjenas de rebozado demasiado denso. El punto de cocción de la carne era el correcto, prueba de que la burguesía barcelonesa y el turismo francés culto, que durante generaciones ha visitado este establecimiento, también han marcado su línea de cocina. Hay que recordar que no hace muchas décadas, lo normal era que en los restaurantes tradicionales sirvieran la carne cortada fina y excesivamente cocida. El mismo Josep Plá escribió que los bifteck que le daban en Barcelona eran tan delgados como la oreja de un gato.  Volviendo sobre el vino, este Gravet de la D.O Montsant es un tinto de cabernet sauvignon, garnacha y cariñena, fino en olfato y ligero en boca, que el restaurante Agut plantea a un precio muy asequible, una norma que se repite en toda la carta de vinos.

Los postres, de  elaboración casera, también económicos, tienen varias estrellas, desde los tocinillos con coulis de fresa, al flan de queso, ligero, muy adecuado a un establecimiento antiguo con mucha marcha, en el que parte del numeroso publico utiliza la posibilidad de compartir los platos señalados a tal efecto. Lastima que no se admiten las medias raciones para los comensales solitarios. El servicio es elegante, eficiente y distante.

Miquel Sen

Junio 2010

Gignás 16
Tel: 93 315 17 09
Día de cierre
Precio aprox: 35 euros
Horarios:
De martes a sábado de 13:30-16 h y de 20:30-23:15 h. Domingo de 13:30-16 h. Festivos. Cerrado: Domingo noche. Lunes. Agosto.
Web: no tiene