ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
VINOS Y RESTAURANTES
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMARabo de buey con cigalas: la receta de Can Pineda y el vino Finca Garbet de Perelada

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Restaurante recomendado

Cadaqués. La cocina más marinera del grupo Sagardi

Reina Cristina, 6 · Barcelona · Telf. (+34) 93 268 70 33

La Cucanya Restaurante Vilanova i la Geltrú [ Ir a RESTAURANTES ] [ Volver ]
 

Twitter

Facebook


La señora Elsa Cappelletti dejó su Italia natal para jubilarse en una casa frente al mar, situada en Vilanova. Allí decidió abrir un restaurante en el que servia una cocina italiana, popular, exquisita, llena de matices. Su porqueta a la Toscana, los raviolis de brasato con salsa de quesos o los spaghetti alla corsaretta,  fríos,  con una salsa cruda de tomate fresco y aceitunas, ligeramente picante, hicieron de La Cucanya una referencia que tenia la ventaja añadida de unos amplios jardines, situados en el promontorio que cierra las playas de Vilanova.
Tras la retirada de Elsa, su socio Ambrosio Alcover, junto con su esposa Pilar y su hijo Carlos se hicieron cargo del negocio, planteando una carta que mantiene los platos paradigmáticos de la cocinera italiana junto a otros de inspiración actual o absolutamente clásica, conseguida a partir  del recetario de los pescadores de Vilanova. Resulta así la posibilidad de pedir un menú largo y estrecho, en el que aparezcan platos de estas tres culturas de los fogones. Como desde mi punto de vista la porqueta es indispensable, ha sido mi primer entrante. Un fiambre que es una reivindicación de la cocina Toscana, es decir, una forma culta del arte de preparar una carne que adquiere un gusto que cuadra con los grandes vinos de esta región italiana. Un entrante que mantengo en mi dieta siempre que voy a La Cucanya y que ha dejado para otra ocasión el carpaccio de mojama de Ayamonte,  con ensalada de tomate fresco y salsa olivarada. Este tipo de carpaccio se está poniendo de moda, con distintos aliños.  En el menú degustación figura este plato maridado con el Rosado de Casta, de la bodega  Miguel Torres, una buena idea combinativa, porque se necesita un vino de potencia muy medida para acompañar un atún de potente base gustativa.


Si he recomendado a mis acompañantes un plato que resulta sorprendente a los gastrónomos foráneos, el rape al all cremat, uno de los ranchos de la marinería de un espacio de la costa catalana muy concreto, que no va más allá de Tarragona. Conseguido a base de un sofrito de muchos ajos, que se doran hasta un punto que parecen quemados, es un plato que nunca falta en la carta de este establecimiento, desde el que se ven pasar, puntualmente, las barcas que transportan el pescado que se subasta en la próxima lonja.

No obstante este discurso tan favorable hacia esta receta popular, mi siguiente plato ha sido de inspiración actual, la ensalada de lomos de caballa y boquerones en escabeche con guarnición de un divertido sorbete de Bloody Mary. Actual por el punto de cocción de la caballa y el toque suave de escabeche. El sorbete es un contrapunto visual,  pero con justificación en el campo de los sabores. Luego, con el vino blanco Ermita d’Espiells  recomendado por la casa, a un precio razonable de 15,80 euros, he tomado una decisión difícil: dejar el sabroso suquet de gambas de Vilanova, olvidarme de los clásicos tortelli d’erbete, ligerísimo raviolis relleno de espinacas y condimentado con mantequilla y salvia,  una receta que mantiene intacta la sabiduría gustativa de doña Elsa y buscar el plato de cuchara en el arroz marinero, resuelto desde una perspectiva culinaria estricta. En este campo, la familia Alcover juega con varias ventajas, una, su amistad con  muchos de los pescadores ya retirados que fueron auténticos maestros en el arte de platos como el mencionado all cremat, los esmarris y todo tipo de arroces y rossejats. En el caso del arroz a la marinera de La Cucanya, es  un arroz logrado sin ennegrecer excesivamente el grano, sin el sofrito de larga cocción que caracteriza esta gramínea tratada a la empordanesa. Una alternativa que queda para otra visita es el rissoto al cava brut.
Seguidamente aparece un completo carro de postres, con un tiramisú resuelto estrictamente, más una serie de tartas y cassatas,  un delirio que incita a probar las más selectas grapas. La carta de vinos, amplia, responde a las numerosas reservas guardadas en  la bodega del restaurante, que se puede visitar si se solicita previamente. Se encuentra instalada en un antiguo polvorín de la guerra civil que conectaba con la cercana vía férrea. El servicio es familiar, dentro de una notable profesionalidad.

Miquel Sen
Agosto 2010

Restaurant La Cucanya
Racó de Santa Llúcia, S/N
08800 Vilanova i la Geltrú
Barcelona

Tel: (+34) 938151934

Precio menú selección gourmands: 45 euros con maridaje y 37 euros sin maridaje (Mínimo 2 personas)
A la carta a partir de 40 euros
Horarios de Verano:
Abierto todos los días
De 13’30 a 16’ y de 20:30 a 23’
Viernes noche y sábado noche hasta las 23’30
Sábado y domingo mediodía hasta las 16’30
Parking propio
Terrazas ajardinadas con vistas al mar.
Web: www. restaurantlacucanya.com