ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
VINOS Y RESTAURANTES
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMARabo de buey con cigalas: la receta de Can Pineda y el vino Finca Garbet de Perelada

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Restaurante recomendado

Cadaqués. La cocina más marinera del grupo Sagardi

Reina Cristina, 6 · Barcelona · Telf. (+34) 93 268 70 33

Arola- Hotel Arts Restaurante Barcelona [ Ir a RESTAURANTES ] [ Volver ]
 

Twitter

Facebook


El restaurante Arola en el Hotel Arts Barcelona inicia la temporada con una renovada carta de tapas

 Los famosos platos y platillos de Sergi Arola, ahora reconvertidos en originales “Picas”, rinden homenaje al producto de temporada  Se cumplen 9 de años desde que Sergi Arola asumiera la dirección del restaurante situado en el Hotel Arts Barcelona

 Picas clásicos, Picas fríos, Picas calientes y Picas de la Boquería, así se presenta la nueva carta del Restaurante Arola en el Hotel Arts Barcelona, cuando se cumplen nueve años desde su apertura. Según el propio Sergi, se trata de revalorizar el tapeo clásico para compartir, y los sabores de siempre bajo el concepto de volver a los orígenes.

En esta nueva etapa Sergi contará con Mauro Ciccarelli como jefe de cocina, quien estuvo en el Restaurante Arola en una etapa anterior, y Marco Cogollos, con amplia experiencia en el sector de la restauración.

El nuevo menú irá precedido por divertidos snacks que irán cambiando cada semana y reúne una selección de los clásicos de Arola entre los que encontramos varios Picas fríos como Las sardinas marinadas, rellenas con huevas de arenque, pan con tomate, o el Steak tartare de buey, cortado a cuchillo, con infusión de soja y jengibre y el Salpicón de centolla de buey de mar, y a los que siguen dos Picas tibios compuestos por la Escalivada de pimientos rojos y verdes con anchoas de l’ Escala y Las patatas bravas mixtas de Arola. Para acabar, la Vieira en citronette con grosellas y pimiento de Espelette; los Canelones a la barcelonesa con emulsión de setas y trufa y otro clásico de Arola, el Lomo de buey macerado, cocido a baja temperatura con un panaché de verduras.

El maridaje seguirá siendo otro de los grandes atractivos, a partir de las recomendaciones del sumiller Joan Arboix, que elegirá entre las más de 700 referencias que componen la Bodega, primando especialmente los vinos mediterráneos de España, Francia e Italia.

Tanto para los que quieran disfrutar de la buena mesa, en una comida o cena junto al Mar en compañía de familia, pareja o amigos, como para los que prefieran un picoteo informal, desenfadado y acompañado de la experiencia de un buen coctel, el restaurante Arola ofrece numerosas comodidades por su ubicación en el Hotel Arts, como por ejemplo el servicio de aparcamiento sin cargo.

Con la llegada del buen tiempo, su terraza con vistas a la playa y a la emblemática escultura del pez dorado de Frank Gehry se convertirá en el espacio perfecto para disfrutar de las tardes y noches de verano.

Crónica de una de mis visitas

El chef Sergi Arola tiene un discurso inteligente y parametrizado que sabe aplicar a los restaurantes que dirige. En el Arola del hotel Arts, una suma de espacios situados frente al mar barcelonés, este cocinero trabaja sobre un nuevo concepto que tiene como eje rector la sostenibilidad llevada al restaurante. Es decir, un estado de conciencia que implica el rechazo a las cartas muy largas, llenas de ingredientes que, de no consumirse de inmediato, descansan en las cámaras frigoríficas. Una postura vital e intelectual que  implica no cocinar aquello que esta en vías de extinción, caso del atún, o que alcanza precios totalmente injustificados, como sucede con la trufa blanca.


Como resultado de este posicionamiento Sergi Arola plantea en su tan agradable restaurante con una terraza indispensable en verano, un menú que titula Gastro-sostenible. Un menú de cuatro servicios que ha comenzado con unas sardinas marinadas, sobre un lecho de guacamole. Se acompañan con una mousse de pimiento rojo con el punto tan agradable que da el escalibado. Es un plato muy dentro del concepto mediterráneo de comer de todo un poco y este poco, variado, una tendencia que tiene continuidad en otros aperitivos, como una crema de queso ecológico  de cabra, con el aliño de piñones y aceite de oliva. Buena tapa de sabor potente. Este mismo adjetivo se puede aplicar a unas minis verduritas encurtidas, crocantes, con un punto de aromas y vinagre que la hacen tonificantes. Mas suave, una crema de maíz, asimismo en pequeña ración, estaba bien resuelta. El vino que acompañó estos entrantes era un Pedro Ximenez, un Amontillado, etiquetado Gran Barquero, inicio de una magnifica selección de vinos a cargo del somelier Joan Arboix, capaz de armonizar sabores y aromas con una precisión poco frecuente.


Un huevo cocido a baja temperatura, bañado en caldo de gallina con verduritas, una punta de caviar Necarii, toques de beicon ahumado y unas chips de cebolla definen un capitulo de sabores suaves, completo, sin estridencias, pero resuelto con maestría. El chef Ismael Alonso, conoce a la perfección los conceptos culinarios de Sergi Arola. El vino propuesto fue el chardonnay 125 aniversario de la bodega Chivite. Su aporte de madera, la fermentación sobre lías adecuaban el vino al plato.


Sabiendo que Arola busca pescados, atendiendo a criterios de calidad y sostenibilidad, no es de extrañar que plantee una lluerna, en lugar de una merluza o un rape. Buen bocado de lluerna, quizás un punto pasado de cocción, colocado sobre una base de patata trufada. Cubre el pescado una capa de colmenillas. El acertado contrapunto son unas gotas de salsa aromatizada con lima y un ligerísimo toque de ajo. Por ultimo un lomo alto de ternera de Nebraska, servido con una salsa demi glace, acompañado por una cazuela de colmenillas a la crema ha sido el plato de carne, suave y al punto, con el siempre agradable complemento de las setas. El vino, muy adecuado, el Cims de Porrera Classic 2006 era una autentica joya para aquellos a los que nos gustas las viejas cariñenas del Priorat.


Como postre me sirvieron La Fresa,  una suma de sabores y texturas unidas por un ingrediente básico, las fresas. Un amable juego culminado por un merengue. El somelier sirve con el postre un Brachetto d’ Acqui, un vino con el aroma y el color adecuado al dulce.
El servicio de notable  nivel esta dirigido por Maria Sainz, también experta somelier.

Miquel Sen

Hotel Arts Barcelona
Calle Marina 19-21
Tel: 93 221 10 00- 93 514 13 00
Día de cierre; Lunes y martes
Horario: de 13h30 a 15h30 y de 20h a 23h
Sábados y domingos de 14 a 16h y de 20h a 23h


Web: http://www.hotelartsbarcelona.com