ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
VINOS Y RESTAURANTES
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMATORTILLA DE KOKOTXAS DE BACALAO, LA RECETA DE HADDOCK Y EL VINO NOMÉS GARNATXA BLANCA 2018

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

Restaurante recomendado

WE BISTROT: COCINA CONFORTABLE EN EL EIXAMPLE

Ronda de San Pere 70 · Barcelona · Telf. 931 31 03 93

El Glop Restaurante Barcelona [ Ir a RESTAURANTES ] [ Volver ]
 

Twitter

Facebook


Cuando conocí al señor Joan Ricart regentaba su primera Taverna El Glop, situada en el popular barrio de Gracia de Barcelona. Su idea culinaria consistía en llevar a la ciudad la gastronomia simple y directa de la pagesia catalana, concretamente la de las tierras de Osona, con capital en Vic. Para ello contaba con una tradición familiar de profundas raíces en la que se incluía un numeroso rebaño de ovejas, cuya carne de calidad era idónea para preparar a las brasas. La buena aceptación de este proyecto, que tenia el atractivo añadido de los embutidos de las tierras de Osona, a consumir con un notable pan con tomate, propició la apertura de otros establecimientos, de otros Glop fieles a esta postura culinaria tan sencilla, ahora tan fuera de modas, como agradable, económica y sabrosa.


El Glop de la Rambla de Catalunya, no confundir con las populares Ramblas, estamos mencionando el tramo de señorío paralelo al Paseo de Gracia, mantiene esta cocina rural, de masia, entre las firmas de moda. El local tiene una pequeña barra y salón en un primer nivel, dónde se pueden tomar bocatas, copas y cafés en un horario amplísimo y un sótano en el que nos encontraremos diversas sorpresas. La primera, una estructura de piedra vista que debe ser centenaria, otra es la existencia de unas brasas de carbón de encina dónde se cocinan carnes y verduras de temporada, entre ellas las alcachofas y los popularísimos calçots. Encontrar calçots, a la brasa, preparados al momento en estas coordenadas de milla de oro, es uno de los atractivos de El Glop.

El inicio de un menú largo y estrecho, con platos a compartir, ha sido una esqueixada de bacalao, una generosa ración resuelta bajo los prismas de la dietética en boga, es decir con un nivel de sal mínimo, lo que hace del bacalao no un sabor, si no una textura. A mi juicio, algunos restaurantes deberían plantearse el bacalao como la cocina de una salazón, si arrasarlo con tantas aguas. Con este entrante y a lo largo de toda la comida, he acompañado los platos con el cava de JM Ferret, Guasch  resultado de un coupage clásico del Penedès, de la zona del Alt Penedès  en la que la variedad parellada tiene entidad aromática y gustativa. Seguidamente he probado una amplia ración de sesos de cordero rebozados, una autentica delicia, ligeros, sin excesos de aceite, servidos a muy buena temperatura.

Dos sopas que formaban parte del muy económico menú del mediodía han seguido este  plato de sesos, típicamente de fonda. Primero una sopa riojana, con sus tropezones, ideal para días de invierno, más la segunda, un tazón de porrusalda, que la carta señala  a la gallega, porque contiene unas almejas. Mejor la porrusalda, realmente rica. Luego, con una coca de pan con tomate, han llegado los calçots, una especialidad de la casa, como lo son los caracoles “a la llauna”. Los calçots se sirven recién retirados de las brasas, calientes, sin más parafernalia que un guante ligero con el que nos ahorramos se nos tiznen los dedos. La salsa de calçots esta lograda, con una textura muy fina, más de brazo mecánico que de picada al mortero. Cuadra con una perfección geográfica, paisajística, con la fina burbuja del cava de Ferret, vivo, sin licor de expedición.

Evidentemente en las brasas de encina  de El Glop se preparan butifarras, carrilleras, carnes de cerdo ibérico, el famoso cordero  de la casa en forma de costillas, los económicos y tan de masia pies de cerdo o conejo y pollo que los comensales acompañan alegremente con alioli. Sin olvido del chuletón de buey de Navarra, de 500gr a 20 euros, me he decidido por un plato de cuchara, unos pies de cerdo rellenos de carne y setas, acompañados por una salsa presidida por las negrillas, unas setas de invierno que dan untuosidad a un plato cocinado sin excesos grasos, totalmente tradicional.

Tras este contundente servicio, han llegado los postres caseros, un coulant de chocolate y una copa de helado más una bola de chocolate. Unos dulces muy dentro de los conceptos culinarios de un establecimiento, o de una cadena de cuatro restaurantes, que se mantiene absolutamente fiel a una estética de mantel sencillo, a  una cocina tradicional de masia. Probablemente aquella que conocieron en su juventud los próceres catalanes que construyeron las casas del Ensanche barcelonés de tan fotografiadas fachadas como la del edificio que alberga El Glop de Rambla de Catalunya.

El Glop
Rambla de Catalunya 65
Tel; 93 487 00 97
Horarios:
De 8h a 1h 
Día de cierre: No tiene
Precio aprox a la carta: 30 euros
Menú del día: 10,50 euros con pan, vino, café y postre IVA incluido
Web:
www.elglop.com