ACTUALIDAD
QUIEN ES MIQUEL SEN
EDITORIAL
CRÓNICAS
NOTICIAS
LOS TEMAS
ANÁLISIS
RESTAURANTES
BUENAS OPCIONES
COMER BIEN DE MENÚ
LUGARES CONCRETOS
BODEGA
PRODUCTOS
RECETAS
RECETAS HEREDADAS
Y ADEMÁS
LINKS DE INTERÉS
ARTÍCULOS EN CATALÁN
CONTACTO
PORTADA









EL TEMAQuim y Yuri, de El Quim de la Boqueria y su receta maridada con Priorat Cruor 2015

Miquel Sen en LinkedIn

Siguenos en TwitterFacebook


Share
Menéa esta página

La bodega Cap de Barbaria de Formentera, consigue el mejor vino de las Islas Baleares con 96 puntos Peñín [ Ir a NOTICIAS ] [ Volver ]

 

Twitter

Facebook




El Pansit de Formentera sigue fiel a la excelencia de la bodega Cap de Barbaria y ha obtenido 96 puntos en la prestigiosa Guía Peñín, siendo la máxima puntuación conseguida por un vino de las Islas Baleares.

Una fermentación imperfecta y diferentes modos de elaboración han permitido alcanzar un vino singular que contrasta cítricos de naranjas chinas y confitura de miel.

Todo se inicia en una pequeña isla del Mediterráneo, Formentera, y como casi todos los sueños, la pasión, el enamoramiento y el amor son los conductores de esta también pequeña gran historia.

La bodega de Cap de Barbaria se fundó en el año 2000 con la voluntad de elaborar un vino que expresase la personalidad que la isla de Formentera esconde tras sus espectaculares playas.

Descubrimos una viña estresada por falta de agua, en un clima difícil y caluroso que requería de paciencia, perseverancia y no menos de talento. La superficie arenosa y las piedras calcáreas obligaban a reducir el contacto con el hollejo de la uva para mantener los aromas primarios.

Fruto del mimo y del cultivo – capitaneado por Xavier Figuerola, enólogo de la finca - de las varietales mediterráneas y atlánticas como el Caberenet Sauvignon y el Merlot junto con la Monastrell y la autóctona Fogoneu nació en el 2003 el Cap de Barbaria.

Xavier Figuerola nos relata un secreto de hace más de 10 años. “Teníamos uva blanca de Premsal en viñas viejas y otra vez el pequeño sueño era poder llegar con ellas a elaborar un “vino dulce” de excepcional calidad, siguiendo la tradición –en un primer momento– de los vinos típicamente mediterráneos como el Muscat de Rivesaltes o sobre todo el Passito de Pantelleria, por cierto, elaborado en otra pequeña isla”

“Recogida la uva Premsal Blanca la dejamos pasificar en un pequeño cobertizo bajo la sombra de una tela de gallinero. El proceso se demoró durante 8 semanas hasta alcanzar la conversión de uva a pasa.” ¿Qué sucedió?: 

“Una mermelada pastosa y muy azucarada¨

Una fermentación de un mosto tan concentrado que recuerda los ice wine austríacos, o los Tokaji húngaros.